miércoles, 30 de septiembre de 2009

Una alumna, una sorpresa


La verdad es que hoy tengo un par de cosas que contar -lo cual no es de extrañar, porque, como todo el mundo sabe, a mi me gusta hablar, escuchar, impacientarme en una conversación, improvisar y salirme por peteneras si ha lugar. Y es que esta mañana, en unas horas, mientras estaba en la lucha diaria con la tiza -que sí, que yo sigo con lo mío-, la pizarra y un par de alumnos revoltosos -algunos ya se están aburriendo-, varias cosas me rodeaban:
  • tengo una alumna a la que le encanta la saga de la Guerra de las Galaxias. Lo cual me llama la atención desde el curso pasado, ya que es una película de las mías, de los 80 entraditos; se ve que algunas cosas no pasan de moda y Luke empieza a ser inmortal. Ella, que sabe que tengo una cierta querencia hacia la ciencia ficción, me ha regalado hoy una copia de la Guerra de los Clones. Y un muñeco temático espada en mano que no sé si dejarlo en mi mesa o llevármelo conmigo de clase en clase a modo de cofrade para que me proteja al estilo jedi... Estas cosas son las que te animan el día, francamente. Y te regalan una sonrisa al mismo precio. Gracias.
  • continúo esta tarde con mis retomados estudios -esto es lo bueno: que una no se cansa de aprender-, dejados cuando iba a nacer mi hija y recogidos de nuevo ahora que tiene más autonomía. Hoy me decía otro alumno "hoy no has descansado, profe, ¿verdad?" Y lo cierto es que no, que la mañana ha sido ir y venir y revuelo de cosas, anotaciones, preguntas y manos levantadas. Pero a pesar de eso, me apetece pillar el bus a Madrid para ir a clase. Quizá por desconectar, quizá para demostrarme que la cabeza todavía tiene ganas de llenarse de cosas. O, tal vez, para que no se me olvide decirme de vez en cuando que, a pesar del jaleo diario y de mis internos mosqueos porque los alumnos suelen trabajar poco o menos, merece la pena aprender.

5 comentarios:

  1. Pues claro que merece la pena aprender. El saber no ocupa lugar, aunque sí mucho tiempo.
    Por cierto, has cambiado la música de fondo en el blog y he vuelto a recordar la serie "Doctor en Alaska". ¡Qué recuerdos! Me gustaban, sobre todo, las divagaciones filosóficas del locutor de radio. Una serie realmente extraña, pero que siempre me encantó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Madame, con regalos asi lo que merece la pena es ir a trabajar!
    Veo que se ha dado muy bien el dia!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Admiro tú voluntad de seguir estudiando,e irte a Madrid después de un dia de trabajo,
    y que alguien te alegre el dia con un detalle esta muy bien.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Perikiyo: el locutor de radio era mi personaje favorito. En el blog tienes una entrada con el vídeo de cabecera de la serie. A mi también me gustaba mucho. Saludos!!

    Madame, ha sido un día cansado, pero interesante. Trabajar con personas tiene sus regalos buenos y sus cosas regulares. Feliz noche.

    Chamana, a ti -a vosotros- doblemente gracias. Retomo mis estudios con ilusión y me pongo en el lugar de mis alumnos, de paso. Espero poder yo también alegrar el día con detalles a mis "chavales". Que la fuerza te acompañe.

    ResponderEliminar
  5. ¡Montse! el otro día vi tu super figura de Darth Vader roja, me moló un montón; tambien hay gente, aficionada a la ciencia-ficcion entre tu alumnado (y ex-alumnado)
    Gracias y ya sabes que puedes contar conmigo para aquello de leer en misa, y otras "tareas pastorales", jeje.
    Un saludo, de minischoch

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.