martes, 22 de septiembre de 2009

Los primeros momentos de la mañana.

Por las mañanas voy con mi amigo Nacho al colegio. Vivimos relativamente cerca del trabajo y además, somos amigos desde hace tiempo, así que aprovechamos (bueno, para ser realistas, yo aprovecho que va en coche, de paso, y así me evito, en invierno, la helada mañanera) y vamos juntos. Diez o quince minutos sirven de mucho para hablar y ponerse al día...

Me gustan esos primeros momentos de la mañana. Es como estrenar algo un poco más, la curiosidad de no saber qué te va a deparar el día, pero no una curiosidad intranquila, sino relajada, con olor a croissant, diría yo, y todavía con el calor de la leche del desayuno en la garganta...

Sin saber qué pasará, me hago la silenciosa promesa de que será un día especial, el que me traiga entre manos justo en este momento, que no cometeré los fallos de ayer y adelantaré un par de alegrías de pasado mañana. Hoy prometí no enfadarme y ser amable, dedicar una sonrisa o una reflexión, no callar mi opinión si es constructiva y saludar tranquilamente al abrir la puerta de la clase.

Prometí ser ordenada con mi mesa y no dejarme arrastrar por las prisas de todo lo que urge-tengoprisa-hayquehacer. Me dije que miraría con calma el corcho de la sala de profesores para saber los últimos avisos y que me aprendería dos nombres nuevos de un grupo de alumnos. Y que, una vez más, mi mayor propósito sería hacer entretenida alguna clase. Por supuesto, ayudar a trascender alguno de esos momentos irrepetibles que se viven en la adolescencia y facilitar descubrir qué te hace feliz, qué no te permitiría ser mejor persona hoy...


7 comentarios:

  1. Espero, madame, que a lo largo del curso todos esos buenos propositos no se conviertan en rutina, y conserve usted la agradable sensacion del olor a croissant y de dia recien estrenado.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Una buena forma de empezar el día. Tener buenos propósotos es poner la primera piedra para edificar una buena jornada.
    Por cierto, ayer, navegando por ahí, encontré un blog que me hizo recordar éste. Se llama "Ayuda para el maestro". Creo que no es de España, pero quizás encuentres cosas interesantes.
    http://ayudaparaelmaestro.blogspot.com/

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Madame,

    si no fuera por los buenos propósitos habría días que la reflexión sería quedarse en la cama o tumbarse en el sillón.

    Que descanse.

    ResponderEliminar
  4. Perikiyo, gracias por la dirección. Pero los maestros de Primaria tienen, a mi juicio, una ventaja: sus alumnos les quieren de forma incondicional desde el principio; en Secundaria tenemos que ganarnos la autoridad y el respeto desde el primer día... de alumnos y familias... Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Negrevernis! Me he dado una vuelta por tus blogs y me han parecido muy interesantes, en serio, volveré a pasar por aquí.

    Un saludete y disfrutas de las mañanas! :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu visita, Azahara. Son bienvenidas todas las opiniones y sugerencias. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Negrevernis, gracias por tu visita. ¡Admirada de todos tus blogs! Veo que nos gustan los libros, sufrimos en clase con los adolescentes y amamos a Mafalda. ¿Querés ser mi amiga? Jajaja
    Una anécdota de mi hija, infatigable lectora. Era un día de sol hermosísimo y ella en su cuarto leyendo; viene el hermano y me dice: Má, Pauli otra vez leyendo. ¡Le va a hacer mal!
    Cariños; nos veremos

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.