jueves, 17 de septiembre de 2009

Paradojas.

Hay un instituto en mi ciudad en el que se ha dado una extraña paradoja. Me lo contó hace unos días mi buena amiga Belén.

Los jóvenes que deciden estudiar el Bachillerato pueden optar ahora, según el actual sistema educativo -no entraré a dilucidar sobre si tiene bondades o maldades, porque se me puede atragantar la cena- por hacer un itinerario de Ciencias o uno de Letras. A mi esta posibilidad ya me parece una forma de encerrar el cerebro de nuestros jóvenes, pero como se lleva eso de especializarse hasta la extenuación...

Pues bien, como decía, en un instituto de mi ciudad no se ha podido completar el grupo de alumnos suficientes para ofrecer, en el itinerario de Letras, la asignatura de Literatura Universal (en mi cole sí, claro..., que para eso con frecuencia bordamos con primor cosas que parecen irrealizables con los medios que tenemos).

Bueno, pues esto me sorprende.

Y me molesta.

Me molesta ya de entrada que un joven de 16 años vaya ya encasillado, incluso desde los 14, por las cosas de Letras o las de Ciencias, de forma que desde temprana edad se le impide acceder a la holgura de la expresión artística, por ejemplo, o el regalo y placer de la lectura simplemente como asignatura -ahora se implanta la hora de lectura como algo obligatorio, cuando de toda la vida hubo una biblioteca de aula...

Me molesta que la mentalidad de hoy haga decir a gente que, ya que no vales para estudiar, dedícate a las Letras -que se dice, oiga, que yo lo he oído con frecuencia.

Me molesta que los alumnos de Letras, ¡de Letras!, no opten por la asignatura de Literatura Universal. Pues hombre, si la Literatura no es lo nuestro, de los de Letras, no sé de quién será...

Me molesta que hoy preguntara yo a mis recién estrenados alumnos de 1º de Secundaria (para los no profes, 12 tiernos años o a punto de cumplirlos) que a quién le gustaba leer... Y en una clase de 20 chavales, levantaban la mano 6. Así nos va.

Más cosas que me molestan...

6 comentarios:

  1. La lectura es algo que si ves en casa lo practicas.Yo hasta que me casé no había leido mucho y mis hijas leen desde pequeñas porque se les ha inculcado y porque lo han visto como algo habitual, aunque aveces les cueste coger un libro.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo. Por eso me gusta el anuncio de "Si tú lees, ellos leen". En mi casa es obligatorio tener la televisión apagada delante de mi hija y, por el contrario, hay que leer delante de ella. Y la peque se sienta en su sillita con un cuento para leer... a su manera.

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí. Si te ven leer, ellos leen. Mi hijo de seis años lee cada noche en la cama hasta que le vence el sueño. Y mi hijo pequeño, de casi tres, juega a que lee, abriendo libros y siguiendo con los deditos las líneas. Pero como en España se lee poco, a pesar de los muchos libros que se venden...

    ResponderEliminar
  4. Ese es el juego de mi hija también.
    ¿Y que hará la gente que no lee con los libros que compran ;P?

    ResponderEliminar
  5. Madre mia, es increible, si.
    La cultura va cuesta abajo y sin frenos, porque es verdad que encima parece que lo de estudiar letras es considerado como de menos categoria, como de quien no puede aspirar a las matematicas porque es tonto. Supongo que por eso casi nadie quiere estudiar letras.
    Bueno, peor para ellos. Yo nunca me arrepentiré de haberlo hecho.
    Pero es una vergüenza que la literatura quede al final reservada a una minoría que la elige. Así nos va, madame.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Madame,
    hasta mis vecinos se sorprendieron una vez de que tuviera libros en el salón...

    Que descanse.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.