viernes, 4 de septiembre de 2009

Los auriculares. Los jóvenes.

Estos son los oidos de mis alumnos.
Y sus orejas.
Sus verdaderos apéndices.

Y no sólo de mis alumnos: también, por lo que vengo observando, de la mayor parte de la gente de la calle, de los que cogen el bus conmigo, de los del vagón del tren, y, si me descuido, igual pillo a alguno de mis compañeros de trabajo.

No tengo muy claro cuál es su utilidad. Hombre, hombre -mi amiga Carmen, que es muy puntillosa con esto de la sexualidad del idioma, me corregiría: mujer, mujer-, pues está claro: ¡escuchar música! Una de mis alumnas de 1º me decía hoy que ella los llevaba para hablar y escuchar música a la vez; genial: una adolescente con banda sonora incorporada...

Pero yo creo que debe de haber algo más, porque, o de repente a todos los adolescentes les mola eso de la música o hay un fondo que los adultos sólo intuimos. Y como lo nuestro es protestar porque nuestros hijos no son como nos gustaría a nosotros, pues no avanzamos nada. Me parece a mi, más bien, que lo de érase un auricular a una oreja pegado es más bien un escudo protector.

No sea que me digan qué es lo mejor para mi.
Por si acaso me indican que las cosas que merecen la pena sólo se obtienen con tiempo y esfuerzo.
Buf, y es que si no, me toca pararme a pensar y darme cuenta de las cosas que me rodean.
Y porque, en el fondo, tengo miedo de que escuches lo que hay escondido tan debajo de mi camiseta que todavía no me he enterado de que lo tengo...

Mis alumnos me inspiran más cosas cada día...

5 comentarios:

  1. Supongo que su definicion es de lo mas acertada: un adolescente con banda sonora. La verdad que no sé por qué les gusta tanto llevar los dichosos auriculares que han provocado ya algun que otro accidente fatal. Yo lo encuentro algo muy molesto.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Bueno,aqui una enganchada a los auriculares (aunque ahora me he pasado a los cascos de minicadena enganchados a un minuscolo mp4).Banda sonora de fondo no los uso (eso de hablar o que me hablen con uno puesto lo llevo particularmente mal) como dices exactamene no, pero si un escudo que te "aparta" del mundo y te deja sumirte en tus pensamientos, pero creo que influye mas el volumen al que los llevamos que al llevarlos en si mismo (que cuando se camina sin ellos olles la musica del vecino).

    Un beso tia.

    ResponderEliminar
  3. Madame, gracias por su acertado comentario y apreciación sobre los accidentes que pueden provocar los auriculares. No había caido en esto. Buen día, madame.

    Darkangel, menos mal que admites que sirven como escudo. Este reconocimiento de parte de un joven reafirma mi suposición, entonces. Un beso, sobrina.

    ResponderEliminar
  4. Ahora ya, mejor alguien con su oreja a un auricular pegada que esa moda de ir con la música en alto en el móvil molestando a todo el mundo...

    ResponderEliminar
  5. Y encima no tienen la decencia de preguntar si su música nos gusta...
    Buen día, Ove.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.