jueves, 24 de septiembre de 2009

Hoy me he divertido...

Hoy me he divertido en mi trabajo.

Y esto es una cosa importante.

Me he divertido porque a veces me doy cuenta de que lo nuestro, lo de los profes, es ir tirando como se pueda con lo que se tiene: un adolescente que no sabe muy bien por dónde ir, otro que se pasa el día dándole vueltas a las mismas preocupaciones, el de más allá que se queja de que sus padres no le entienden (ni yo tampoco muchas veces, y mira que ya estoy acostumbrada),...

Pero me he divertido porque mi trabajo es también un lugar de encuentro y de trabajar codo con codo. Como un barco con José a la cabeza... Una nave que tiene que ser pilotada a golpes de programaciones (me hace gracia cuando mis vecinos me decían a principios de mes: ¿y tú para que vas al colegio ahora, si no hay alumnos? Hombreeee, que alguien tiene que preparar la llegada de tus hijos, le decía...), dando portazo a la impaciencia, pescando tiempo de donde sea para sacar adelante una clase...

Me he divertido porque he trabajado en grupo y he visto cómo entonces sí se obtienen ideas y donde mis gafas no llegan, avanzan los ojos de otro.

Me he divertido porque en el recreo un alumno ha querido venir a contarme eso, lo suyo: que no le entienden. Y es bonito encontrarse pensando en cómo será este joven dentro de cinco o seis años, cuando su enfermedad adolescente se haya curado...

Me he divertido porque un alumno se ha reido al darse cuenta de que yo había oido el comentario de otro y reconocido su voz de espaldas. Y este alumno se reía de forma sana, a pesar de que, en el fondo, tal vez no esté todavía en el lugar en el que le gustaría estar...

Me he divertido porque, en el fondo, muchas veces, si me divierto, ellos se divierten, el barco avanza y mi trabajo no sólo es más productivo -profe, estoy repitiendo curso, pero esta vez seré productivo, me decía ayer un alumno-, sino que es profundamente más creativo.

6 comentarios:

  1. Asi es, madame, hay que encontrar siempre motivo de diversion en el trabajo, porque si no es un calvario, el infierno en la tierra.
    Me alegra que haya tenido un buen dia. Ojala sean igual los sucesivos!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Es casi un privilegio eso de divertirse en el trabajo. Creo que en gran parte se debe a ti misma, a que sabes tomarte las cosas del modo mas favorable posible. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ah, madames...

    si no fuera por estos momentos de sonrisas...
    Gracias por la visita.

    Que descansen

    ResponderEliminar
  4. uff,ahcia dias que no me pasaba a leerte tia,pero una vez empezado el curso el ordenador me va quedando cada vez mas apartado pues ahora es mucho mas complicado (ya comienzo con examenes y ya empiezan los nervios)y con lo que acabas de explicar me has recordado sin duda alguna a la clase de ayer de AGE donde la profesora hablaba monotonamente y provocando un sopor presente en toda clase donde a algunos (incluida yo que el dia anterior habia llegado a las 2:30 de la mañana de currar) que nos iba adormeciendo, hasta que la profesora tubo que escribir en la pizarra algo y el esquelet con el que el dia anterior habiamos estado haciendo el tonto la estorbaba e hizo un par de garcias que nos desperto a todos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Darkarangel: lo malo es que al final los estudiantes os quedáis sólo con la anécdota... Igual el esqueleto estaba más atento ;-)

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.