domingo, 8 de agosto de 2010

Una iglesia en el portal.

Hoy entré en un portal que olía a iglesia antigua de piedra, a ermita oscura con un Cristo perdido y vela blanca titilante. A banco de madera clara usado por las rodillas, limpiado con bayeta húmeda. Era la barandilla de las largas escaleras como el tacto silencioso del confesionario medio vacío, su única luz clara, la lamparilla blanca que acompaña el ábside viejo.


4 comentarios:

  1. Un portal un poco lúgubre, como las iglesias antiguas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que precioso, madame!
    Que hermosa sensacion entrar en un lugar así, con sabor a piedra antigua. Un gran hallazgo en unos tiempos en los que todo se vuelve plastico y esta fabricado en serie.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Kassiopea,
    me traía más bien a mi sensación de tranquilidad. Será porque no la tengo habitualmente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Madame,
    el edificio en cuestión es más o menos antiguo, pero su entorno hunde sus raíces en el mundo romano.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.