lunes, 16 de agosto de 2010

Neptuno, las nereidas y yo.


¿De verdad no oís el rumor de las olas al paso de Neptuno? ¿No distinguís ahora mismo los rizos blancos de sus nereidas?


4 comentarios:

  1. Yo solo tendria que abrir la ventana y aguzar un poco el oído. Siempre tengo cerca el mar :)

    Que usted lo disfrute, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. No sólo las oigo si no que me encantaría empaparme con una de esas olas en estos momentos.

    ¡Quién pillara vacaciones!

    Un saludo

    Oski

    ResponderEliminar
  3. Madame,
    qué suerte la suya. Creo que igual no estoy muy lejos de usted.

    Feliz tarde marina.

    ResponderEliminar
  4. Oski,
    en tu honor, saludaré al mar desde el balcón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.