viernes, 1 de enero de 2010

Los langostinos, reyes de la fiesta.

Dos son los elementos que caracterizan toda la mágica transición entre un año y otro: los langostinos y los petardos.

Los langostinos, rosáceos ellos y con sus ojos negros arrugados de guisantes blandos, son los protagonistas de cualquier mesa que se precie en estas fiestas. ¿Cómo se puede afirmar que las comidas son especiales si no hace acto de aparición una buena fuente rebosante de estos suculentos bichos? Los comensales en cuestión disimularán su avaricia de manjar mientras cogen con sonrisa maliciosa el crustáceo con tres dedos -al modo romano, vaya, pero sin saberlo-, buscarán la cuchara de la mahonesa -acompañante indiscutible del preciado animal- y con mayor o menor fortuna -porque, admitámoslo: quitar la coraza maldita del langostino es una tarea tediosa-, procederán a su deliciosa deglución... Que alguien ose no ofrecer langostinos en Nochebuena o Nochevieja: a falta de alergias, el éxito de la cena será directamente proporcional a su ausencia...

Y luego, sin duda, están los petardos. Atronador festejo que anoche acompañó mi barrio durante 32 largos minutos. Quien no tenga en su casa un niño pequeño con problemas de sueño y susto en el cuerpo no podrá comprender lo mucho que me molestaron esos 32 extensos, eternos e incómodos minutos de petardos; juraría que explotados a pie de mi portal con el único pretexto de impedir que mi hija cogiera el sueño de una vez. Tal vez de la mano de un alumno disconforme con su nota de Sociales, aventuro..., adolescente, sin duda, que anoche decídiría desafiar la tremenda helada nocturna con traje de boda.

De paso, para comenzar el año, el resultado de la última encuesta. ¡Gracias por participar! Los Reyes Magos ganan con 21 votos en abrumadora mayoría a Papá Noel (1 voto). Para saber más sobre Sus Majestades, pinchad aquí.


3 comentarios:

  1. Me quedo con los petardos, los langostinos me dan miedo, con esos ojos tan enormes, me recuerdan al lobo de caperucita.

    Y, claro, también me quedo con S. Nikolaus, porque en mi familia somos más de tradición extranjera.

    ¡Que el 2010 sea un año muy bendecido!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los langostinos y los Reyes Magos- En cuanto a los petardos... Bueno, son más efímeros. Un abrazo muy fuerte y feliz año.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a las dos...

    Yo me quedo con langostinos y Reyes, como Isabel. Papá Noel, bueno, no me acaba de convencer (además, ¿por dónde entraría en casa, si no tengo chimenea?)

    Saludos.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.