lunes, 4 de enero de 2010

Usando jergas.

Cada profesión tiene su jerga, no me cabe duda; y los no iniciados en ella no podemos seguir una sencilla conversación.

Así me pasaba anoche mientras mi marido hablaba por teléfono con alguien de su trabajo. Parte de su trabajo consiste en cuidar en una ruta. A través de la conversación me enteraba de que algunas conocidas calles de Madrid cambiaban de nombre para trocarse por los de los usuarios de esa ruta, las marquesinas de algunos autobuses, por la marca de coche en la que los padres de los cuidandos esperan la llegada de la furgoneta del trabajo y las rotondas y raquetas, por los portales más cercanos del usuario presente de forma paciente en ellas...

Mi marido suele prohibirnos de forma amable a mi amigo Nacho y a mí que hablemos de cosas del trabajo cuando estamos los tres juntos. Entiendo, ahora, porque le pasa entonces lo que a mí ayer ante su inventada red vial madrileña: el vocabulario de mis compañeros profesores está plagado, pues, de competencias, adaptaciones curriculares, pruebas de diagnóstico inicial, apoyo psicopedagógico, red de intranet colegial, criterios de calificación totalizadores o cosas tan misteriosas como aci, cnee's o pga's.

Y además, encima, damos clase.


4 comentarios:

  1. El griposo tío de Rut4 de enero de 2010, 20:36

    Pasa en todas las profesiones... Nosotros tenemos findus, bacalás, móviles, enlatados, yak, yak-miniyak, saturados, RDSI, mochila bomba...

    ResponderEliminar
  2. jeje, madame, esto es peor que la torre de Babel. Los idiomas en lugar de tender a unificarse por contacto unos con otros, se diversifican por razon de especializacion.
    Acabarmos entendiendonos por señas!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Griposo tío de Rut,
    espero que las ondas sonoras tengan un diccionario vinculante.
    A dormir prontito hoy.

    ResponderEliminar
  4. Ah, madame,
    un amigo mío es gran defensor del esperanto...
    Feliz tarde de casi Reyes.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.