lunes, 18 de abril de 2011

A veces hay un baile en el salón.

Es meticuloso en sus acciones y ordenado en herramientas y espacio. Todo sigue un ritmo preestablecido, minucioso, deliberadamente programado.

Revisa la parrilla de la televisión para la noche y señala el programa elegido. Tendrá lugar después de la cena, cuando ya nadie pueda ocupar el espacio y todo quede así invadido por sus utensilios. Sin romper el ritmo, la cesta de mimbre se irá vaciando; las prendas, que guardó preservando sus arrugas, quedarán desmontadas sobre la tabla, sin distinción de tamaños, colores o dueños, colocada en el mismo centro exacto del salón, a medio camino entre la puerta y la ventana. Jerséis, camisetas y chaquetas se irán apilando en exactos montones distribuidos a izquierda y derecha -Él, yo, Niña Pequeña. La para mí tediosa tarea se convierte así en un sincronizado baile de prendas, agua, vapor y plancha: coger, estirar, revisar al aire, alisar sobre la tabla, comprobar calor y agua, estirar y repasar lentamente, doblar, recoger, apilar.

4 comentarios:

  1. Con coreografía todo es mucho más llevadero, madame, desde luego :)

    Que tenga unas felices pascuas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Madame,
    a mi es que bailar nunca se me dio bien, así que prefiero mirar desde el palco, en estos casos.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gusta la forma en que cuentas la cotidianeidad de tu casa. Desde la pista o desde el palco, debe dar gusto participar de ese baile :)

    ResponderEliminar
  4. Claro, Ana Laura, ¡pero prefiero no tener que planchar! Tarea tediosa y sin fruto a largo plazo...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.