sábado, 31 de octubre de 2009

Es tiempo de buñuelos.

Hoy volví a comer castañas. Ocho, exactamente. Después me encontré a los hijos pequeños de mis vecinos corriendo de portal en portal gritando eso del truco o trato de la pegajosa cultura americana que nos ha traído Halloween.

Pero realmente hoy es tiempo de buñuelos. Los romanos tenían un postre en forma de bolas dulces que amasaban con los puños, los árabes calentaban en aceite caliente masas redondas de hojaldre bañados después en miel hirviendo, el rey Felipe III los servía en su mesa en estas fechas...

Es tiempo de buñuelos, de panallets y de huesos de santo. Es tiempo, tal vez, de ir despidiendo el otoño aunque la teoría indique que eso será por diciembre. Y como es tiempo de buñuelos, la pastelería de toda la vida cercana a mi casa estará mañana llena de gente haciendo cola, tal vez hasta la esquina, como todos los años. Me agobian las muchedumbres, así que no creo que mañana por la mañana desayune buñuelos.

Lo cual es una lástima. Y es que hoy se me olvidó lo del tiempo de buñuelos y no aprovisioné mi nevera con ellos.

Cáspita.

8 comentarios:

  1. Menudo atracón de castañas me acabo de dar,
    yo si esperare mañana en la pasteleria para comer esos buñuelos en la sobremesa.Es lo que tienen las estaciones del año con sus frutos, sus torrijas, sus moras, sus setas que por cierto ya estan saliendo.... habra que ir a cojerlas.

    Saludos y que aproveche.

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm.....Buñuelos,huesos de santo.... nuestras tradiciones que espero que no se pierdan.
    El artículo está muy bien pero tengo una cosa que añadir: dices que halloween es una "pegajosa fiesta de la cultura americana"; yo pensaba lo mismo hasta ayer que antes de salir disfrazada a pedir chucherías con mis amigas me informé de por qué se celebraba esta fiesta.
    El caso es que me encontré con que halloween es una fiesta de origen celta, una cultura que tuvo una fuerte presencia en el noroeste de la Península, en lo que es hoy la actual Galicia, el norte de Portugal, y la parte occidental de Asturias y León, asimilándose a la cultura castreña preexistente.
    La fiesta de halloween quedó en la península Ibérica y los pueblos americanos la copiaron. Por lo tanto en contra de lo que se cree hoy en día la fiesta de halloween tiene origen en nuestra península y no en la cultura americana por lo que la combierte en una fiesta tan nuestra como Todos los Santos.

    ResponderEliminar
  3. Yo he estado comiendo huesos de santo, madame, pero con este calor no parece la epoca. Se me hace extraño, jiji.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Chamana,
    reconozco mi gula: me encantan las torrijas y las setas. Las moras menos.
    Que aprovechen esos buñuelos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo,
    lo que critico es que se nos haya olvidado nuestra tradición española poco a poco. Halloween se vende como fiesta estadounidense, propia del mundo anglosajón -que llega hasta EEUU y Canadá a través de los emigrantes irlandeses. Y me molesta que las tradiciones se vendan.
    Yo siempre fui en el día de los Difuntos (que es mañana) al cementerio, venían mis tíos a casa, tomábamos los dulces de la época...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Madame,
    los huesos de santo es lo único me gusta menos del dulce postre de estos días. Como vos decís, con 30 grados como este fin de semana, no pegan para nada...
    Feliz y dulce tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso, pero este año vamos a despedir el otoño sin habernos desecho del verano. Sólo las tradiciones nos sirven de indicador de las fechas que vivimos, porque lo que es la climatología...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Perikiyo, hoy Eolo ha salido de su escondite. Será tal vez que los buñuelos le han recordado que empezamos su temporada de frío...
    Saludos.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.