jueves, 3 de noviembre de 2011

Podría haber sido peor, pero...

Podría haber sido peor. Podría no haberla visto y estar, a estas horas, viviendo en la ignorancia, ausente de las consecuencias de sus actos, pero sin conocimiento, al fin. Podría haberla visto antes, sí, y estar gastando a estas horas el tiempo en la tarea no reconocida, oscura y poco reconocida de apartarla de mi vida para siempre, pero gastando de mala manera y gana el poco tiempo que tengo para gastar, sí. O podría haber pasado, sin duda, que hubiéramos estado conviviendo las dos como si nada, cada una en un rincón de la casa, o ella, más bien, en el suyo, escondida hasta la hora intempestiva de las brujas, cuando yo estaría luchando con dormirme o apagar el despertador una vez más, ducharme después rápido, correr por la casa antes de irme a trabajar; hubiera salido ella entonces de su escondite, gorda y sedosa en su aspecto grisáceo, gritando su mudo "aquí estoy" para mi horror, mientras yo me ataría rápidamente los cordones de mis botas.

¿Se puede saber para qué limpiamos a fondo, Él y yo, este fin de semana, si esta mañana, de nuevo, un enemigo acérrimo y parece ser que inmortal, se asomaba en forma de pelusa de polvo por una esquina del pasillo?

10 comentarios:

  1. Así es la vida: como Penélope, un continuo tejer y destejer.

    ResponderEliminar
  2. Madame, parece que somos más rápidos inventando bombas capaces de matar seres humanos que encontrando las que puedan mantener alejadas para siempre a las pelusas de polvo :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡¡jÁJÁJÁJÁJAAAAAAAAAAAA!!!!

    lAS PELUSAS SON ASÍ, QUERIDA NEGRE. EN CASA SON ASUNTO MÍO: BARRER Y FREGAR ES MI NEGOCIADO PORQUE PRONTO OBSERVÓ ELLA QUE LO HACÍA "MEJOR QUE NADIE EN EL MUNDO"; MENOS MAL QUE TRAS MÁS DE TREINTA AÑOS..... ME LO SIGUE DICIENDO, OYE, QUE YA TIENE SU MÉRITO... Y BIEN QUE SE LO AGRADEZCO.

    IMAGÍNATE LA DE PELUSAS QUE HE VISTO RENACER...JÁJÁJÁ! AL PRINCIPIO ME SORPRENDÍA Y ENFADABA COMO TÚ (¡QUÉ JOVEN ERES!), PERO PRONTO COMPRENDÍ QUE POR ESE CAMINO TENÍA ASEGURADA LA NEUROSIS DOMÉSTICA Y PASÉ A INTEGRARLAS EN MI VIDA: LES HABLABA, "SAL DE AHÍ QUE SÉ QUE ESTÁÁÁS",... "TE VOY A ENTERRAR EN LA BASURA", ETC. NO HAY COSA QUE MÁS PLACER ME DE, EN ESTAS LIDES, QUE IR RELLENANDO EL RECOGEDOR Y LUEGO VACIARLO DESPACIO EN EL CUBO DE LA BASURA EXTENDIÉNDOLO LO MÁS POSIBLE PARA DARME EL GUSTAZO DE VER "TODO" LO QUE HE CAZADO. SI PUEDO, LLAMO A PEPA Y LE DIGO: "MIRA, FÍJATE CÓMO ESTABA (¡ESTABA!) EL SUELO DE LA CASA; Y ENTONCES ES CUANDO ELLA ME DICE ESO DE....

    JOSÉ LUIS

    ResponderEliminar
  4. Una pelusa es un cúmulo de polvo. El otro día, ojeando una revista, leí que el 70% del polvo doméstico procede de la piel humana, que no para de renovarse y soltar desechos.
    ¿Será por eso que siempre reaparece el polvo, igual que el malo de las películas de miedo?

    ResponderEliminar
  5. Pepe, no se me había ocurrido hacer una lectura mitológica...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Madame, así es. Ni con aspiradores de agua...

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  7. José Luis, creo que yo siento de vez en cuando ese instinto cazador que comentas, complacido al ver que la presa ha sido, un día eterno más, pillada "in fraganti"... Jejejee.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Perikiyo, no se me había ocurrido. Pero allí están, al acecho, siempre...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Y lo peor es que se una guerra que no vas a ganar nunca... desesperanzador, ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Horroroso, Ana Laura... Aquí siguen espiándome...

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.