sábado, 29 de agosto de 2009

El supermercado es un campo de batalla.

Esta mañana he estado en el supermercado. Esta no es una gran noticia, así de entrada, pero claro, si consideramos que voy con el carrito de paseo de mi hija, una mochila para guardar la compra y unos 40 grados a la sombra, la cosa se muestra más interesante...

Me encuentro que la mitad del pueblo había decidido hoy ir al mismo sitio que yo y a la misma hora. Así que la empresa se podía parecer a una misión de los marines.

Y entonces, ¡sí! Ahí están. ¿Quiénes son? ¡¡Los demás!! Porque... ¿Es posible que yo sea invisible cuando voy con el carrito de mi hija? No me explico por qué en la isla de los congelados se chocan con sus ruedas (y vamos, no llevo un tanque). Señor, ¿sería tan amable de decirle a su hijo que se quite de enmedio de la zona de la verdura, para que yo pueda pasar? ¡Ostras, que si me descuido, le tengo que pedir perdón por ir a comprar!

¿Y qué decir de la señora que va con su cesta de la compra, bolso en una mano, cartera de mano en la otra, gafas oscuras -debe de ser para que los fluorescentes no le molesten- y te aparta de un codazo de la fila de la pescadería? Digna señora de ser nombrada al hablar de las mujeres mayores que se ponen brazos en jarras al subir al autobús, procurando capturar dos sitios e impedirte a tí, pobre ingenuo, pillar un sitio en el pasillo... Esas sí que saben...

Ah, no me olvido de la chavala que ayuda a su madre a colocar las cosas de la compra en la línea de cajas. Memorable (también porque lo de ayudar no está de moda). ¿Nadie le ha dicho que es conveniente apartar un poco el carro de la compra para permitir a los de detrás acceder a la caja de al lado y poder seguir su vida tranquilamente?

Y no puedo dejar de comentar la que se lía con las bolsas para meter la fruta y la pesa correspondiente. Perdone, pero no deje la pegatina de lo que le han costado las peritas de agua en la mesa del peso, por favor. ¿Le importaría usar los guantes? ¿Y por qué cuando alguien ha cogido una bolsa de más no la deja en su sitio, sino que la mete en la caja de los guantes?

Claro, mi hija flipaba. Hoy es que parecía que estábamos en la sesión de primera hora de la tarde...

¿Quieres saber qué más cosas me molestan?

0 ideas:

Publicar un comentario

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.