lunes, 31 de agosto de 2009

Lo curioso del tiempo.

En unas horas me dispongo a comenzar mi temporada (aquí, como los futbolistas: ¿no han comenzado ellos su liga? Pues yo no voy a ser menos). Y me ha venido a la cabeza lo curioso y subjetivo que es el tiempo.

Te quedas embarazada y te miden por semanas.
Nace el bebé y la cuenta se transforma en meses.
Tu hijo va evolucionando y ya cuentas por años.
Cuando eres un niño tus padres te premian tus graciosos aciertos con un es que ya eres mayor (expresión que cuando eres adolescente asocias a tengo 16, ya puedo entrar en las discotecas o, como sueñan mis alumnos profe, voy a cumplir ya 18, no puedes mandarme nada.... -ilusos...).

Pasas los 30 y te gustaría oir estás como una niña...

Y ahora pasa el verano y pienso más bien ocho semanas que han pasado como un suspiro. Y no me quejo, ¿eh?, que reconozco que forma parte de mi suerte laboral, pero, admitamoslo: mi marido empieza mañana las vacaciones ¡y la que voy a poner el despertador voy a ser yo!

Más cosas de mi cole.

2 comentarios:

  1. Ay que crueldad, madame! Asi es el doble de terrible e inasumible.
    Cada vez me pasan los veranos mas rapido. Será que esta menguando el tiempo, como si tuviera una especie de osteoporosis?

    Resignacion, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Madame:

    Creo que lo más duro es saber que hay otros de vacaciones.

    Gracias por sus ánimos, señora.

    Buen día.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.