jueves, 24 de diciembre de 2009

Querida lectora, querido lector...

Querida lectora, querido lector...,

Sería muy fácil hoy poder desearte una Feliz Noche, una Buena Noche. Pero eso ya te lo habrán dicho tantas veces, lo habrás oído innumerables veces, hoy lo repetirán por activa y pasiva y hasta tu compañía teléfonica, tal vez, te mandará un sms lleno de esperanza y amor -eso ha hecho la mía esta mañana. Si eres creyente, no tengo que desearte nada: todo está dicho y todo lo sabemos...

Por eso yo, más bien, no te deseo nada. Te pido. Te exijo. De forma contundente quiero que esta Noche seas consciente de que estás aquí, al otro lado de la pantalla o con los tuyos. O acompañado de amigos o de la red. Te conmino a que respires no una, sino dos veces, a que dejes que tu cuerpo se haga realidad en tu mente y notes cómo se mueve por tus actos conscientes e inconscientes.

Te pido, te exijo, te conmino a que te des cuenta de que este es mi deseo y mi regalo para tí esta Navidad: estás vivo. Sí, siempre, a pesar de todo, hoy, ahora mismo. Felicidades.

Y, además, entre ayer y hoy José, Óscar, Jesús y el pequeño Lucas tienen un año más:



Querida lectora, querido lector: que todo sea enhorabuena, que todo sea estar vivo.


2 comentarios:

  1. El bíblico tío de Rut24 de diciembre de 2009, 16:34

    Millones de años después de la creación, cuando la Tierra era materia incandescente (...) unos 1900 años después de que Abraham, obediente a la llamada de Dios, partiera de su patria (...)en la 194 Olímpiada de los Griegos, el año 752 de la Fundación de Roma, en el año 42 del reinado del emperador Octavio César Augusto y estando el Universo en paz...

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.