lunes, 14 de diciembre de 2009

Ojos que fallan, corazón que lo siente.

Mis ojos me fallaron... Hoy me levantaba sin saber que a la tarde debería ir al médico; nada grave, pero molesto, incómodo más bien. Mis ojos me fallaron porque muy de vez en cuando me recuerdan que son una parte débil que maltrato a base de lectura y pantalla de ordenador. O de arena de Belén y polvo de tiempo encerrado en una caja.

No me recetaron colirio, sino pomada. Esperaremos con paciencia y que nada se empeore. Me molesta no estar al cien por cien.

Pero pude ver bien a las madres -siempre ellas- que hoy acudieron a mi colegio a preparar la Campaña Solidaria de final de trimestre. Gracias, señoras: no sería posible si no nos dieran tiempo de su reloj...


0 ideas:

Publicar un comentario

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.