sábado, 27 de febrero de 2010

Llueve sobre los calcetines.

Hoy la lluvia va calando. Esta tarde nos veremos, pero mis calcetines, posiblemente, sufrirán nuestro encuentro; seguramente, también mi corazón, por el tiempo que ha pasado desde la última vez que nos encontramos. Pero lo inmediato, lo presumo, estará en mis calcetines.

La lluvia va calando. Y tarde me dí cuenta de que la suela de mis botas se rompió no sé muy bien cuándo...


0 ideas:

Publicar un comentario

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.