domingo, 11 de abril de 2010

No se irá el bus sin mí.

Poner un pie en la entrada del autobús es indicar que se ha ganado una batalla, rodilla flexionada y agarrando con aplomo la baranda. No se irá sin uno, sin mí, sin aquel que ya ha tomado el primer escalón de forma ineludible: no es el billete lo que da la seguridad del acto final, sino el atrevimiento del pie firme.


2 comentarios:

  1. A veces, conseguir poner el pie en el autobús, puede ser más difícil que clavar una banderita en la cima del Everest.
    Buen domingo.

    ResponderEliminar
  2. En Honduras y El Salvador me sorprendía al ver cómo la gente puede viajar kilómetros y kilómetros simplemente agarrados a la rueda de repuesto que colgaba de los viejos autobuses en la puerta de atrás...

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.