lunes, 19 de abril de 2010

Jugar al escondite.

Niña Pequeña se bañaba ayer, convertida en estatua de espuma de jabón. Acurrucándose en su toalla, cantaba suave:

- Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, ocho y nueve.

Mamá escuchaba en la tarea de secarle despacito el pelo.

- Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, ocho y nueve.

Mamá le indicó:

- Niña Pequeña, ¿y el número siete? Se te ha olvidado dos veces seguidas.

- No, mamá, es que está siempre escondido.


0 ideas:

Publicar un comentario

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.