miércoles, 5 de octubre de 2011

Reunión de padres (o más bien, madres)

Los nuevos alumnos que tengo en mi tutoría en algún momento fueron bebés, tiernos retoños que hicieron en algún momento las delicias de sus progenitores, dieron sus primeros pasos, echaron sus dientes de leche con lágrimas y llantos -y, en el caso de Niña Pequeña, con más de una gastroenteritos asociada-, tuvieron su primer día de colegio,en aquel babi de cuadritos rojos y blancos y reborde amarillo, algunos maestros muy vocacionados les enseñaron a leer y escribir, otros pocos hasta les obligaron a hacer tareas en casa. Vinieron los regalos de Reyes Magos, las fiestas de cumpleaños, los corrillos en la puerta del colegio y aquello de que la profesora de turno pedía que se forraran los libros...

Ayer conocí a casi todos los padres y madres de la tutoría que este año me ha tocado. Y no sé si fue porque este año comenzamos la experiencia de los libros digitales, o porque eran nuevos, o porque les pedí insistentemente que pusieran normas a sus hijos, no recogieran la habitación adolescente y vigilaran la agenda escolar, que me pareció leer en sus caras que un monstruo malvado se había comido a su bebé y les había regurgitado a un desconocido joven de once o doce años...


7 comentarios:

  1. Te aseguro, Negre, que en algunos momentos de la adolescencia de los míos, he sentido en mis carnes esa regurgitación. Sé comprensiva. Ocurre.
    Y ya nos contarás qué tal la experiencia de los libros digitales.

    ResponderEliminar
  2. Deberías hacer un libro con tus crónicas. Tienes humor y describes de manera muy vívida las situaciones. Soy también profe y aunque ahora estoy trabajando sólo con adultos, me siento muy identificada contigo.
    Anda, vamos. A armar tu libro.
    Con cariño,
    maría

    ResponderEliminar
  3. Pepe, más de un padre me ha dicho "ya verás, ya", vaticinando lo peor de Niña Pequeña...

    La idea de los libros digitales no es mala, aunque requiere un cambio de mentalidad, sobre todo para las familias, pues es el lenguaje de sus hijos y una manera quizá más acorde con el lenguaje que hablan ellos. Para mí, cuanto menos, curioso. Ya os iré contando...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mic.
    Admito que alguna vez me he sentido tentada... de hacer una crónica digital en formato ibook, jejejee...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Padres, esos desconocidos...

    Por cierto Negre hoy fueron los alumnos de la pública los que nos dejaron tirados a los profes. ¿Qué opinas de la ahora huelga de alumnos?

    La verdad es que demasiadas huelgas para dos países con grandes educadores como son España y Catalunya.

    Un saludo, Laura.

    ResponderEliminar
  6. Negre, ¿Por qué no publicas mi comentario?

    Un saludo, Laura.

    ResponderEliminar
  7. Laura, no me he conectado hasta hoy y por eso no publiqué tus comentarios. Te hago la apreciación de que Cataluña forma parte de España hasta que se haga un referéndum nacional, según establece nuestra Constitución de 1978.
    Sobre la huelga de alumnos, creo que es una muestra más de manipulación. En general pienso que los alumnos no valoran ni el dinero, ni el tiempo, esfuerzo ni personal invertido por las administraciones nacionales y autonómicas en su educación, de forma que las huelgas que promuevan (curiosamente, convocadas desde sindicatos donde no hay alumnos en las aulas de niveles medios e inferiores), no me las creo...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.