martes, 28 de septiembre de 2010

Mañana yo no voy a hacer huelga.

Mañana hay convocada una huelga general en España. Y yo no la voy a secundar, lo cual algunos -amigos, enemigos-, lo podrán considerar como un ejemplo de mi escaso apoyo a los derechos de los trabajadores.

La verdad es que yo pienso en los más de cuatro millones de personas que mañana no podrán ejercer este derecho en España, ya que están en el paro -o, como diría nuestro flamante y generoso presidente, "están trabajando para el país desde la formación". Hace unos días leía que cifras oficiales del Gobierno indicaban que en el 2011 acabaríamos con casi cinco millones de parados-estudiantes-trabajadores-por-el-país.

Y, de paso, parece que a unos cuántos se les ha olvidado que difícilmente podrá el generoso presidente español cambiar el rumbo de sus meditadas decisiones económicas, pues han sido impuestas por EEUU, la Unión Europea y el FMI (para que luego me lo quieran vender como que en las potencias europeas se están tomando las mismas medidas: toma, claro, oiga, como que la línea política de Inglaterra, Francia y Alemania es la misma: por eso ya están saliendo, tímidamente, de sus particulares crisis económicas).

No, no voy a hacer la huelga mañana. Porque estoy pensando en mis compatriotas parados-estudiantes-trabajadores-por-el-país. Porque ¿dónde estaban los sindicatos cuando esto empezó? Porque lo de los liberados sindicales es de vergüenza nacional. Porque sus sesudas señorías del Parlamento faltan a su trabajo un día y otro también, y aquí no pasa nada. Porque la gente parece que vota por el aspecto del traje del político de turno en la televisión. Porque no se puede obligar a nadie a hacer un huelga, que es un derecho, pero no un deber, oiga.

Y porque yo mañana por la tarde tengo clase -de lo mío, que ya he empezado- y la ausencia de autobuses me impide llegar delante de mi profesor. Es decir, mi derecho a la educación, la formación permanente del profesorado y mi libertad de poder decidir han sido vulneradas. No me tomen el pelo, por favor: esto está amañado y si no es desde la presión y la amenaza, mañana a la huelga no iría ni el Tato ese...

2 comentarios:

  1. Pues yo sí que voy a hacer huelga, aunque tienes toda la razón en que esto es un timo.

    La voy a hacer porque se supone que pasado mañana es mi último día de trabajo, y luego me dedicaré a trabajar por el país como dice el presi haciendo algún curso de algo. Si pasado mañana me voy al paro, mañana me quedo en mi casita sin madrugar y bien tranquila.

    Y porque la reforma laboral me parece un insulto a todos los que tenemos que trabajar para ganarnos la vida.

    ResponderEliminar
  2. Digamos que lo haces por rabieta. No me extraña. Dile al generoso presidente que te pague la formación para trabajar por el país sin cobrar ni un céntimo...

    Saludos.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.