domingo, 29 de noviembre de 2009

No ver los cuentos sin la magia de niño.

Llevo un año recordando mis cuentos infantiles -qué remedio- y es a la luz de los ojos adultos cuando me doy cuenta del mundo mágico de los niños. Los personajes de las historias que a mi hija le encantan ahora viven, a los ojos de un noniño historias dramáticas: Hansel y Gretel a punto de ser devorados por una bruja y engañados a través de su inocencia por chucherías, la abuelita devorada por el lobo, el patito que no es tal rechazado por todos -un bullying de esos que ahora nos crispan-, la princesa que sufre malos tratos por su madrastra...

Leía con curiosidad, por eso, este artículo sobre Mickey Mouse en el blog Siglos Curiosos. Quién fuera niño...


2 comentarios:

  1. Jeje, es verdad, madame, pero por lo menos terminaban bien, y los buenos siempre podian con las brujas, los monstruos y los abusones.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Ah, madame, y qué miedo ver esos cuentos ahora sin la inocencia de un niño...
    Feliz noche.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.