sábado, 14 de noviembre de 2009

Como ondas.

Cuando un grupo se despide me recuerda al tirar una piedra a un lago. Ondas concéntricas se difuminan en su superficie, pequeñas olas inquietan la superficie hasta lamer la orilla...

Regresaba ayer desde Valladolid. Volvía a mi centro. Marchaba alguien a Pamplona, Logroño, se dispersaban otros por Andalucía, se repartían algunos por Cataluña... Ondas concéntricas similares desplazándose por ancho y largo.

2 comentarios:

  1. Estoy alucinando con tu blog, con tu capacidad de escribir, con tu...
    Que encanto descubrirte mas!

    ResponderEliminar
  2. Gracias...
    A veces las cosas son más fáciles de otro modo... No todo el mundo tiene una guitarra y un acento agradable para hacerse querer ;-)

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.