miércoles, 1 de junio de 2011

Traición.

La traición sabe a hielo frío del congelador de mi cocina y a lágrimas furiosas de rabia e impotencia.

Hoy me mintió -o descubrí que me mentía.

3 comentarios:

  1. Contra la tragedia de la traición, sólo existe el antídoto doloroso y pacífico del perdón.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya, cómo lo siento!

    Seguro que encontrarás las atenuantes que te ayuden a perdonar.

    Ánimo, Negre.

    ResponderEliminar
  3. José Luis, Pepe... En el pecado iba ya la penitencia, pero la mentira y el olvido es la infidelidad a la palabra dada, y eso...
    Hoy no hay palabras.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.