martes, 21 de junio de 2011

En el pasillo, mejor.

Tiquitoc, tiquitoc, tiquitoc, tiquitoc. Tengo la puerta abierta de la clase; una alumna de 2º pasa por el pasillo buscando fresco o haciendo un recado de algún otro profesor. Usa sandalias cubiertas, finas, marrones, con ligero tacón que resuena entre las baldosas del suelo.

Tac, tac, tac, tic, tac, tac, tac, tic. Una compañera se apresura al despacho del final de pasillo.

Plas, plas, plas, plas. La alumna rubia de la clase de arriba ha ido a la sala de profesores a pedir -por favor- un paquete de folios. Hay examen y están descuidados. Lleva zapatillas rojas sin cordones que se deslizan, casi, en los peldaños de la escalera.

Plac. Plac. Plac. Plac. Tranquilo. Con el ritmo suave forzado de las últimas semanas. Mi compañero de asignatura arrastra el mueble del cañón-proyector hasta el salón de actos.

Hace calor. Dejo la puerta bien abierta, mientras mis alumnos disimulan trabajar y yo barrunto cómo mantenerme sin desfallecer a pie de aula. Llevo sandalias marrones abiertas, tapadas por el borde del pantalón; no se ven, no suenan. A veces, algunos días, hoy por ejemplo, hubiera querido no levantarme de la cama, o hacerlo, pero poniéndome después las zapatillas naranjas de estar en casa, tomarme los cereales con leche, dejar que las manecillas del reloj bailaran su cadencia sin fijarme en ellas, tal vez abrir mi libro y olvidarme, en una especie de burbuja, de lo que tengo alrededor.

6 comentarios:

  1. Tic, tac, tic, tac, tic, tac... es el reloj, que avanza lenta, pero irremediablemente, hacia el esperado final de curso.

    Ya queda menos.

    ResponderEliminar
  2. Hoy, ya, se vacían de clases los pasillos de mi cole. Mañana extraordinarios. Esto se acaba.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, profesor. Aunque ayer no era el mejor día de mi vida...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.