martes, 28 de junio de 2011

¿La sangre es ácida?


Me gustan las cerezas, y las picotas -que son como sus primas, pero sin rabito. Y no es por su cúmulo de sanísimas propiedades -dicen, porque, ya se sabe: si no le gusta a un niño, es que es sano-, su colección de vitaminas y antioxidantes, su valor depurativo, su ese de antioxidante, sus propiedades contra la artritis o el reúma. Ni porque, si yo tuviera un endocrino de vida normalizada, me diría que comiera muchas para atacar la celulitis, reforzar mis vasos sanguíneos y saciarme de una vez por todas sin mirar con ojos ansiosos la puerta de mi nevera -promesa constante de sabores prohibidos.

No.

Me gustan las cerezas -y sus primas, las picotas- porque en las bandejas del mercado brillan como rubíes bajo la luz artificial de la sección de frutería y adivino su tacto suave y redondeado bajo su poco ecológica banda protectora de plástico. Sé a ciencia cierta que un mordisco rápido dañará la piel suave, uno más lento hará que sangre entre lengua y paladar, líquido ligeramente ácido, crujientemente dulce.

Hoy me regalé medio kilo de picotas -no había de sus primas, las cerezas-, tal vez de las últimas ya de la temporada, hijas -no sé- no reconocidas de algún invernadero. Y me dedicaré a ellas con tesón y empeño meritorio mientras estreno mi segundo libro de la temporada de verano.

6 comentarios:

  1. Mi mujer -navarra de origen- dice "regalar" para decir "derretir". Que se te regale en la boca tu regalo y que te aprovechen esas... iba a decir perlas, pero no: esos rubíes negros, blandos y jugosos. Te lo has ganado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias :-)

    Limpios están ya esos rubíes, frescos también en la nevera, esperando...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Las cerezas y sus primas las picotas deben ser la única fruta que me gusta.

    ResponderEliminar
  4. Negre:

    El 18 de Junio de 2011 mi hija Julia estaba en la 309 de Maternidad: había dado a luz su primer hijo. Marta, su amiga del alma, le llevó en vez de flores una cestilla de cerezas de Munébraga de las produce su padre. Me dio unas pocas, seis o siete, y quedé fascinado. Te envío la página web de este singular agricultor ecológico. Como hay doce variedades, te preciso que las cerezas aludidas son de la variedad "4–84". Grandes, dulces, prietas, .....

    http://www.biovillar.com/cerezas.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Kassiopea,
    a las que yo añado la sandía, las fresas y los melocotones.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. José Luis,
    felicidades entonces por ese nieto. Un regalo original.

    Gracias por el link.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.