jueves, 5 de mayo de 2011

De cocinitas y cachivaches.

Iba muy ajetreada Niña Pequeña con su cocinita de juguete, transportándola en vacilante equilibrio desde su cuarto al salón, improvisada sala de restaurante de platitos azules y verdes. Traidoramente, se desmonta su parte superior. La mira. Calla. Me mira:

- No pasa nada, mamá -me dice, con seriedad casi filosófica-. Esto lo arreglo yo en un periquito.

5 comentarios:

  1. Pura serenidad. Y un uso intuitivo del lenguaje mucho más expresivo que el modelo estandar: ¡mucho mejor periquito que periquete, dónde va a parar!
    No dejes de leer mi entrada "NO". Te gustará.

    ResponderEliminar
  2. Y con la seriedad total de los cuatro años y medio.

    Estupenda entrada la tuya... Para imprimirla y mandarla con las notas de la tercera evaluación...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Suena mucho más colorido que el periquete. Mucho más bonito, no cabe duda :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. ¡Jájájá! ... Me imagino la escena perfectamente. ¡Para comérsela!

    ResponderEliminar
  5. Y además, arregló la cocinita con total seriedad profesional...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.