jueves, 25 de marzo de 2010

Yo, siete, tú, cinco.

Leía hoy en casa de mi madre esta noticia sobre un grave incidente ocurrido en la Universidad Complutense de Madrid. En el formato papel del periódico se añadían, en breve columna, abajo, a la izquierda, comentarios de estudiantes de dicha Universidad a tenor del percance. Me sorprendía uno de ellos, que lanzaba: "Podéis pensar lo que queráis, pero somos el futuro".

Es decir: el todo vale de la Secundaria, llegando ya a la Universidad. Y como todo vale, es permitible y digno de aplauso semejante comportamiento en "esos del futuro". Le diría yo al estudiante en cuestión, hombre del futuro del país, que si lo van a construir a golpe de violencia, desprecio, ausencia de diálogo, falta de autocrítica y demás, sería más provechoso para él dedicarse a otra cosa. Porque si ese es el futuro que nos -me- espera, mal vamos.

Un apunte más. Hoy era también día de entrega de notas en mi colegio. Nada que destacar, pues todo lo he dicho ya a lo largo de estos tres meses y sin muchos tapujos en mi casita virtual. Baste el comentario de un alumno (estudiante también, a la sombra del de la Universidad): "tío, macho, te he ganado: me han quedado 7 y a tí sólo 5".

Total de asignaturas en 2º ESO: 9


3 comentarios:

  1. Ay, madame, se creen el futuro y son el Apocalipsis.
    Lograran dejar algo en pie cuando se vayan?

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Como se suele decir, que Dios nos coja confesados.

    Vaya tela, la que nos espera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Madame, Perikiyo, cuánta razón.
    Y qué pena...

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.