sábado, 27 de marzo de 2010

Sesenta minutos.

¿Dónde se irán los minutos que esta noche, cambio al horario de verano, perderemos?

Nadie me ha preguntado si los quiero aprovechar, utilizar, gastar o prestar. Habitualmente me falta tiempo para obsesionarme en mis cosas y esta noche me roban sesenta minutos.

Quiero mis sesenta minutos para perderme en este libro que empecé hace días y aún no consigo dominar. O para mirar al vacío de la pared del cuarto y pensar cómo sería si... Arreglar el mundo -o, al menos, el mío, más cercano- con minuciosos planes de reconstrucción y dedicar los restantes a escuchar la queda respiración de Rut al otro lado.

¿Alquien se llevará mis sesenta minutos, acumulados a otros tantos de personas que esta noche moverán las manillas?

Porque pudiera ser, tal vez, que entre todos vayamos a regalar muchos minutos a alguien que nacerá en ese preciso momento...

Y en ese caso, sin dudarlo, dejaría que me robaran otros sesenta minutos más...


2 comentarios:

  1. Bueno, me ha encantado este post! Es verdad que ahora no la quitan pero en otoño nos la devolverán, pero..... el otoño está muy lejos todavía. Si quieres entrar en mi blog: http://boheme.zruspas.org
    Un saludo Lola

    ResponderEliminar
  2. Lola,
    lo mejor, entonces, será la devolución.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.