sábado, 3 de diciembre de 2011

Y después Él me regaló flores.


Porque todos se acuerdan del cumpleaños de Niña Pequeña, pero nadie felicita a la madre -me dice Él al otro lado del teléfono, mientras miro de nuevo la cesta de flores que me ha enviado al colegio en plena hora punta de clases y alumnos...


8 comentarios:

  1. Haces bien en fardar de ramo (que es como darle las gracias a tu amado) y que pase envidia positiva el claustro ¡qué caramba! Los niños habrán visto un gesto hermoso y con eso se quedarán.

    Felicdades, profesora.

    José Luis

    PD. El ramo ¡precioso!

    ResponderEliminar
  2. Son caricias como esta las que nos deberíamos prodigar más para hacer de la vida un recorrido más humano. Felicidades también a Él, a Niña pequeña y a Ti, por supuesto.

    ResponderEliminar
  3. Pues aquí van otras felicitaciones, para Niña Pequeña, y para la que no es tan pequeña, :D

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los tres. Aquí sigue aguantando este ramo que son caricias, sí. Niña Pequeña habla con las flores, como un hada que es, todas las mañanas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué sensatez, la de Él! Efectivamente sois las madres las que os merecéis el ramo cada año y no sólo que que llega a la clínica.

    ResponderEliminar
  6. Pues si contamos, Medioambiente, que no hubo flores en la clínica. No quisiera pensar que a nadie se le ocurrió que después de una cesárea de urgencia, igual un detalle...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ahhh, feliz cumpleaños de madre atrasado!! Es un encanto Él, sin la menor duda :D

    ResponderEliminar
  8. Un gran detalle, Ana Laura. Es cierto que en los cumpleaños de nuestros hijos no todo el mundo se acuerda de las madres...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.