domingo, 4 de diciembre de 2011

Catorce horas durmiendo.

Noté la primera dentellada el viernes, entre la primera y la segunda clase. Estaba sola, yo entre la mesa y la silla, la carpeta de las notas abierta descuidadamente a un lado y los trabajos pendientes por corregir desparramados desordenadamente encima del escritorio. Supe que debía ser más rápido que él y me arrastré hacia la tableta de pastillas para el estómago: una ahora, rápido, y otra dentro de sesenta minutos, justo antes de comenzar la siguiente clase.

Los afilados dientes se conviertieron pronto en una pinza que me fulminó la boca del estómago hasta bien pasada la cuarta hora de clase; los alumnos de mi tutoría fueron conscientes de que no podía más.

- Tienes mala cara, profe -me dijo una.
- Lo sé -le contesté, apretándome sin disimulo donde el frío de las punzadas era mayor-, pero resistiré.

Una madre quiso saber de su hija después; me revolví en mi asiento mientras enumeraba los porqués de comportamientos y notas. Las punzadas eran cada vez más agudas, concretas, lacerantes. No podía abusar de nuevo de mis pastillas, condenada por hoy a engancharme al aluminio que otras veces me ha permitido aguantar.

- Tienes mala cara -me dice una compañera-. ¿No te vas a casa?
- No -contesto, intentando suavizar mis pasos para que la mordedura sea menor-, me queda una hora.

Él decide, al saberlo, que deja en el salón la maleta de su inminente viaje. Vamos al médico como quien vuelve de la batalla, a rastras, la mano como el caballero en el pecho, seguramente igual de pálida.

- Negre, tienes inflamada la boca del estómago -me dice el médico de urgencias-. Nada que no se pueda reparar con dieta, tus pastillas y, sobre todo, mucho descanso. Es cansancio, sin duda.

Le oigo a duras penas mientras pienso en mi mochila morada, rebosante de trabajos de alumnos por corregir y tres semanas por delante de último ajetreo de final de trimestre. Él no se va, me obliga meterme en la cama. Niña Pequeña se acerca a ver qué pasa, pues también quiere ser enfermera.

- Papá me va a hacer la cena, mamá -me informa.

Catorce horas después me levanto de la cama. La última vez que dormí más de cinco horas fue cuando volví de un largo viaje desde Honduras.

7 comentarios:

  1. Pues hay que descansar más que lo primero es la salud.

    Cuídate y recupérate pronto.

    ResponderEliminar
  2. Espero que tu estomago este mejor, los trabajos pueden esperar ,descansa y recuperate bien.
    Muchos besos.Yoli.

    ResponderEliminar
  3. Vaya como lo siento Negre. Espero que ya estes mejor. Recuperate pronto que además como bien mencionas nos quedan unas semanas horrososas de exámenes y trabajos y necesitaremos fuerzas.

    Un saludo, Laura.

    ResponderEliminar
  4. Caramba, cómo lo siento, Negre. Oye, pues a hacer caso y a fastidiarse durmiendo más: cinco horas o menos, no da para sobrellevar con solvencia física el día a día de casa, trabajo y estudios.

    Al margen de la afección orgánica obejetiva, que llevará su curso terapeútico, tú sabes que todos somatizamos en algún punto del cuerpo distintas etiologias de orden neurológico. En mi caso, la zona es el pecho, y después de un aprendizaje, dirigido, conseguí desactivar casi del todo la somatización. Eso sí, con el concurso de "San Orfidal".

    Bueno, cuídate muchísimo y regula lo mejor que puedas el volumen del laboro.

    Un abrazo
    José Luis

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestras preocupaciones. Ya estoy mucho mejor (como para no, después de dormir tanto).

    Como tú dices, José Luis, somatizamos nuestras preocupaciones y ansiedades, y el estómago ha sido siempre mi punto débil. Las pastillas de protección estomacal van siempre conmigo.

    Intentaré frenar el ritmo, pero no prometo nada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Los trabajos y exámenes desparramados me han llegado al alma. Creo que me va a doler el estómago a mí también.
    Dormiré catorce horas y a ver.
    Cuídate, Negre.

    ResponderEliminar
  7. Catorce horas que me sentaron muy bien. Los exámenes se solventaron y volvieron a su carpeta de forma ordenada. Ahora sólo están los trabajos desparramados por mi correo electrónico...

    Un saludo, Pepe.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.