martes, 27 de julio de 2010

Éranse unos días pasados en familia...

Mi Tíamagda es una bienvenida constante y arrolladora. A principios del siglo pasado se hubiera dicho de ella por la calle, haciendo gesto tímido de quitarse el sombrero, que se está ante una señora de las de verdad, de las de antaño. Hoy sería una persona con más de mil amigos en el Feisbuc, porque toda ella es un árbol plagado de ramitas que se ofrecen...

Niña Pequeña y yo regresábamos ayer de un breve viaje: visitar a la familia es sano -si breve- y estar acogidas en casa de Tía. Esta vez, además, con la carga emotiva de conocer por fin a los más pequeños de los nuestros y retroceder en el tiempo ante el olor usado, cálido, como de pan tostado, de una playa de la costa catalana donde yo también fui una vez Niña Pequeña...

Y Ella, además, veía por primera vez el mar, quieta bajo la sombrilla, sin pestañear, como contando las olas:

- ¿Te gusta el mar, Niña Pequeña?
- Sí, mamá: me gusta cómo suena...


4 comentarios:

  1. Tal vez por haber nacido frente al mar creo que no podría vivir mucho tiempo lejos de él. Cómo tranquiliza ese sonido, y el olor que deja en las noches calidas de verano.

    Madame, hoy que ando por aquí aprovecho para dejarle mi saludo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Es tanta la grandiosidad el mar, que nos equipara. Uno se siente igual de pequeño ante su inmensidad, tenga treinta y cinco años, o sólo tres. Sobre todo, la primera vez.

    Qué suerte, disfrutar de un buen descanso. Yo, hasta septiembre, no puedo. Paciencia, Pedro, paciencia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Madame,
    me alegra saber que ha tenido tiempo en sus vacaciones para saludar. Espero que el descanso esté siendo provechoso.

    Los que vivimos en el interior tal vez valoremos el doble las bondades del mar...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Perikiyo,
    septiembre será mi vuelta al cole y entonces envidiaré a los que estéis de descanso... Mientras, cuidado con esa ola de calor que anuncian por tu tierra.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.