martes, 14 de febrero de 2012

Cosas que no se hacen.

La madre agarra firmemente la mano de su hija pequeña mientras corre por el paso de peatones, el semáforo en rojo.

En la esquina de la calle de Madrid por la que más veces he pasado en mi vida, dos chicas de aspecto universitario se refugian del frío con chaquetones, la de la izquierda viste pantalón corto y medias finas negras de cristal.

El señor que me vende de vez en cuando media docena de castañas hoy no está y las puertas de madera verde de su quiosco están cerradas, aunque adivino el delicioso fruto al otro lado.

Llevo paraguas, pero no llueve, tal vez mañana.

No me llamaron de la librería para decirme si llegó ya el libro de texto que solicité y sólo me dio tiempo a recoger un poco la casa antes de marcharme.

Quedaron en mi despacho tres cuadernos aún por corregir y varios trabajos en la bolsa verde.

3 comentarios:

  1. ¡Qué bien etiqueté tu blog como el medioambiente de lo cotidiano!

    ResponderEliminar
  2. Qué hermosura, Negre. Las cosas que están por hacer... las haces tan reales como las ya hechas.

    Un abrazo de pacífica brisa.

    José Luis

    ResponderEliminar
  3. Gracias, José Luis y Pepe. Los comentarios son los que hacen vivo el blog.

    Un abrazo. Hoy luce el sol, José Luis.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.