miércoles, 1 de febrero de 2012

Yo doy clase de Ciudadanía.

El nuevo ministro de Educación español presentaba ayer las líneas básicas de la reforma educativa que se nos echa encima. Uno de los apartados esgrimidos como bandera, estandarte, promesa electoral o qué se yo es la supresión de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que actualmente se cursa en 5º de Primaria, 2º de ESO y 1º de Bachillerato.

Ayer escuchaba en la radio con atención y curiosidad las primeras opiniones tras las palabras del ministro, y hoy varios de mis alumnos de 2º de ESO me decían, no sin retintín -y olvidando que, básicamente, doy clase de Historia y Geografía-:

- Profe, te han quitado tu asignatura.

- No, que la han cambiado de nombre -les respondía yo, mientras dejaba encima de la mesa libro, carpeta y estuche.

Llevo varios años impartiendo esta asignatura, casi desde que el gobierno anterior la impuso, dividiendo en dos la que ya existía de Ética en 4º de ESO y trasladando parte del temario de la misma a cursos inferiores. Desde entonces, varias han sido las protestas, esgrimiendo razones de mayor o menor conveniencia política, aduciendo que esta asignatura promovía la manipulación de nuestros dulces, preocupados y ocupados jóvenes. Recuerdo, especialmente, a dos familias que una y otra vez lanzaron su cruzada en mi entorno contra Ciudadanía.

- Pero no es contra tí, Negre, eso lo dejamos claro, que tú no eres la culpable de estas cosas -faltaría más, pensaba yo cuando les ponía buena cara.- Si es que el problema es que no nos dejan elegir.

Y yo, más de una vez, argumentaba los comentarios BOCM en mano, demostrando que un profesor sabe más del temario de su asignatura que papá y mamá:

- ¿Y no protestáis contra Sociales de 3º? Si no es por nada, pero gran parte del temario de esta asignatura se estudia en 3º de ESO.

Claro está, que la inmensa mayoría de las familias desconoce las cosas que sus hijos deben estudiar en Sociales. Total, como es una asignatura que no hay que comprender, sólo estudiar... Y por eso no saben que en la asignatura de Ciudadanía de 2º de ESO se estudian cosas tan manipuladoras como la educación vial, la solidaridad, las ONG's, las instituciones políticas de España, el funcionamiento general de la democracia en el mundo, la correcta alimentación y su relación con la salud, la historia y funcionamiento de la Unión Europea y los Derechos Humanos.

Que no me lo invento, que lo dice el Decreto sobre el currículo de ESO de mayo del 2007. Sí, es cierto, una minimísima parte del temario aborda qué es la familia y cuáles son los mejores valores para lograr una buena convivencia. Y es aquí donde ha estado saltando la chispa sobre esta asignatura todos estos años. Sin saber, entonces, que en Sociales de 3º de ESO los alumnos deben estudiar las instituciones políticas españolas y de la Unión Europa, la organización política del mundo, la comida saludable, las bases de un sistema democrático, el movimiento solidario y las ONG's. Y nadie ha protestado, oiga.

No manipula el temario, sino las editoriales, los autores de los textos escolares, y hasta el propio profesor. ¿O es que no se puede manipular al explicar las causas de la Guerra Civil Española? ¿Y cómo se puede -o no- explicar el avance nazi en la Europa de los años 30? ¿Y qué me dicen mis lectores sobre cómo abordar el largo periodo comunista de la extinta Unión Soviética? ¿Y el movimiento sobre el desarme? ¿Y las relaciones internacionales actuales? Ejemplos que pongo sólo de la asignatura a la que más años llevo dedicada. Y ya que estamos, ¿no hubiera sido más provechoso que esa hora que perderemos en explicar más de lo mismo a los adolescentes se hubiera invertido en una hora más de Historia en 1º de ESO? ¿O en una asignatura de motivación a la lectura?

Espero que el nuevo sesudo ministro incluya en la reforma cosas tan poco manipuladoras como pensar qué hacer con los alumnos que no quieren estudiar y tienen que estar calentando silla, o con los pasos de curso con doce o catorce suspensas, o con la escasa valoración social del profesorado, o con el abandono escolar más alto de la Unión Europea -esa de la que hay que explicar su historia e instituciones-, o con los escasos conocimientos en Matemáticas y Lengua de nuestros jóvenes, o con las desconsideraciones de las familias hacia la labor de los profesores. Cosas así, vaya. Mientras tanto, me parece a mí que vamos a tener mismos perros, con distintos collares...

8 comentarios:

  1. Absolutamente de acuerdo. La implantación de la asignatura era un pleonasmo perfectamente prescindible que se utilizó política e ideológicamente para introducir algunos contenidos que no se daban en sociales, Negre, y que en algunas editoriales -y, por tanto, en algunos profesores y algunos centros- fueron muy relevantes. Desde mi punto de vista, sólo porque pudieran existir esas editoriales, esos profesores y esos centros, merecía la pena la protesta que se organizó entonces, precisamente porque los padres no saben en la mayoría de los casos lo que estudian sus hijos.
    Es una asignatura que claramente sobra: retirarla ahora hubiera sido demasiado "incorrecto". Pero, al menos, ponerla en su lugar en cuanto a contenidos de acuerdo a la recomendación europea. Algo es algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la asignatura sobre, pero no por "incorrecta", sino porque la materia ya se cubre con el temario de Sociales de 3º de ESO...

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Quizá no hayas tenido acceso a algunos manuales. El que utilizaba yo, de SM con Marina como autor era "blanco" como la nieve, pero estuve revisando otros que te lloraban los ojos sólo de abrirlos.
      Me parece una ingenuidad el creer que un gobierno tan ideologizado que considera ideológica la educación misma, plantee de manera neutra un área como esa. Si hubiera hecho lo que el actual gobierno va a hacer ahora, no hubiera tenido ninguna respuesta social. Pero no lo hizo.

      Eliminar
    3. El libro que yo es de otra editorial, nada problemático, aunque como texto, bastante malo (este curso hemos decidido eliminarlo y dar la clase sin manual).

      Yo creo que la educación es considerada un arma política y social, en general, tanto por unos políticos como por otros. Si no fuera así, ¿no sería mucho más sencillo lograr un acuerdo en materia educativa, y no que hayamos tenido tantas reformas y nuevas leyes en veinte años?

      Un saludo.

      Eliminar
  2. En Uruguay existe en tercer año (chicos de 14-15 años) la materia Formación Ciudadana, donde se trabajan las instituciones del país, organismos internacionales, tipos de gobierno y se profundiza en democracia, derechos humanos y más cosas que seguro no conozco porque no es mi materia. Y luego en quinto y sexto año (los dos últimos años liceales) existe la materia Educación Ciudadana para todas las orientaciones del bachillerato. Allí se trabaja persona, sociedad, derecho, familia (estado civil, parentesco y esas cosas), trabajo, política, formas de gobierno, nuestro gobierno, la constitución... Así a vuelo de pájaro es lo que puedo recordar de conversacions con colegas y estudiantes, seguro me estoy dejando muchos y muy importantes contenidos afuera igual.

    Si la materia que tú das toca esos temas, en mi opinión, es absolutamente imprescindible para que los estudiantes tengan conocimiento de sus derechos y sus obligaciones como personas, trabajadores, ciudadanos, españoles, padres y madres. Me parece absurdo que se polemice si es necesaria o no esa formación.

    Pero claro, toco de oído... tal vez esos contenidos estén incluidos en otros cursos y asignaturas, ¿es asi?

    Lo que sí es cierto, es que todo el mundo se cree con derecho a opinar y criticar la enseñanza, los profesores, los programas y las asignaturas, sin tener -la mayoría del tiempo- la menor idea de lo que hablan. A mí ni se me ocurriría indicarle a un médico la mejor forma de sacar un apéndice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de fondo creo que es este último que apuntas: las familias opinan y exigen todo sin conocer. A mí tampoco se me ocurre opinar, no ya sobre la práctica médica, sino sobre un simple señor que me arregla la lavadora... Eso sí, al notario, cuando se firma la hipoteca delante de él, no se le rechista...

      Los contenidos de esta asignatura estaban ya cubiertos por la asignatura de 3º de ESO (14-15 años), de forma que lo que se hizo fue duplicar temario. Cosa, por otra parte, que pasa en otras asignaturas (por ejemplo, parte del temario de Ciencias de 1º de ESO es el mismo que el de la Geografía de 1º de ESO, parte del de la Historia de 1º de ESO coincide con el de Biología y Evolución de 4º...). Pero, claro, para qué preguntar a los profesores...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuando yo planifico mis cursos, intento hacerlo de una forma 'circular', o sea trabajo con un contenido, y luego más adelante en el curso, vuelvo a verlo con un enfoque distinto. Entiendo que de esa manera les doy tiempo de madurar los conceptos, repasarlos y afirmarlos.

    Es evidente que un sistema similar se da a un nivel más alto al planificar las diferentes asignaturas en el plan curricular. Que se repitan los contenidos es bueno, les permite madurarlos, repasarlos, verlos desde otro enfoque y por fin -esperemos- asimilarlos.

    Pero, claro, para qué preguntar a los profesores... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido verlo desde ese punto de visto, Ana Laura. Aunque yo veo demasiado cercano en el tiempo que el temario sea el mismo en dos cursos. De todas formas, esta hora semanal que tiene esta asignatura, tal como están los niveles de los alumnos españoles en la escuela primaria y secundaria, debería ocuparse, creo yo, en fomento explícito de la lectura, una hora más de idiomas, de Historia y Geografía, de Lengua...
      Un abrazo.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.