domingo, 12 de febrero de 2012

La importancia de la merienda.

- Mamá -llama Niña Pequeña.

- ¿Hum?

- Mamá, dame la merienda ya -dice, con toda la seriedad de sus cinco años-. Es que ahora soy Campanilla y si no, no tendré fuerzas para volar.

6 comentarios:

  1. Caramba, caramba. Eso es previsión onírica o sensatez fantástica. Es claro que N.P. sueña con los pies en el suelo... ¡jajaja!

    José Luis

    ResponderEliminar
  2. Vaya, José Luis, es que otra cosa no, pero el tema de la comida es casi sagrado para ella...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué divina! Eso sí que es sentido común, o hambre bien excusada :) ¿Cuál será el equivalente del polvo de hadas?

    Besos volados!

    ResponderEliminar
  4. Voto más por el hambre bien excusada, Ana Laura...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué suerte esa etapa de la vida en la que SOMOS lo que queremos ser! Al abandonarla, nos tenemos que esforzar en ser sólo nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña Pequeña tiene clarísimo que ella es del País de las Hadas... Ya veremos cuando crezca y sea Niña Adolescente.

      Un saludo.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.