sábado, 13 de noviembre de 2010

Espumillón por adelanto.

Hoy comenzó entonces la Navidad para una tienda de ropa de mucha marca, en una de las calles principales de Madrid... Su escaparate oscuro, minimalista. Las letras rojas bien marcadas, finas, casi elegantes, bien dispuestas abajo a la izquierda: "Feliz Navidad"; un moderno árbol metálico a juego con las letras, junto al maniquí. Enfrente, la otra tienda de mucha marca ostentaba un árbol frondoso de espumillón y brillantes bolas.

Hoy comenzó la Navidad antes que el año pasado... Pero el Adviento, que es algo así como el entrenamiento para los polvorones y la espera de grandes deseos, comienza -siempre según el calendario de mi cocina- el 28 de noviembre.

5 comentarios:

  1. La verdad es que sin darnos cuenta ya tenemos las fiestas encima. Por cierto cada vez me gusta menos la Navidad.

    ResponderEliminar
  2. Que depresion, madame! Ya??? Ya esta aqui la navidad?
    Cada año madruga mas para fastidiar con lo de siempre. Odio los villancicos, las malditas bolas del arbol y los niños de San Ildefonso. Yo es que los dulces los como todo el año, y otra gracia la verdad es que no le veo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Para el comercio, la Navidad comienza cada año antes.
    Ayer me topé, a la entrada de un centro comercial, con millones de polvorones, mantecados, mazapanes y flores de Pascua.
    Como sigan así, tendremos un conato de Navidad en Septiembre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me sigo resistiendo a los polvorones en octubre y el turrón según dejo de ir a la piscina. La semana pasada compré un calendario de Adviento.

    Y la caja con los adornos de Navidad sigue en el trastero hasta dentro de un mes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es que es de cárcel... una puede entender que la Navidad es cuando los comerciantes hacen su agosto... (deberíamos empezar a replantearnos esta expresión y empezar a decir "hacer su Navidad"??)

    Pero no es justo para el resto de gente, se hace muy duro ver lucecitas en noviembre... porque al principio hace hasta gracia, pero yo sinceramente, al llegar finales de diciembre, ya estoy cansada y el espíritu navideño (si es que alguna vez lo tuve) llega tan desgastado que no me quedan ganas de celebrar nada...

    Saludos!

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.