lunes, 8 de noviembre de 2010

¿Qué tal si escuchamos?

Es asombrosa la capacidad de no-concentración de algunos alumnos... Dicen que las nuevas tecnologías -aplaudidas, recomendadas y deseadísimas por la Administración- permitirán que los conceptos lleguen antes a las conexiones neuronales de los adolescentes y que el aprendizaje será más rápido, atrayente y significativo.

Por no hablar de las maravillas y ventajas del bilingüismo que viene, que potenciará, sin duda alguna, que los alumnos de arriba se aprendan de una vez -15 años- que varios ríos españoles desembocan más allá de la frontera con Portugal, o que los de abajo comprendan el enrevesado significado de palabras como don, ribera y decadencia (extrañas palabras que por algún motivo oculto me había permitido resaltar de su libro de texto).

Pues ni con pizarra digital, boli-lector en mano, tiza en el bolsillo -por si acaso-, libro abierto, cuaderno en ristre y adarga en forma de proyección. Pienso que ya ni con piruetas. La clase en silencio -que conste que no era por escándalo ni gallinero hormonal adolescente-, hasta que:

Yo: Tenéis en la pizarra apuntado el eje cronológico de Egipto. Por favor, copiad en el cuaderno las etapas para que podamos seguir con el tema.
Uno: ¿Un qué has dicho, profe?
Otro: ¿Pero no íbamos por la página de atrás?
Aquel: Yo no me he traído el cuaderno, profe (como siempre, pienso yo)
Otra: ¿Hay que copiarlo, profe?
Desde una esquina: ¿Y esto no viene en el libro?
Por el otro lado: ¡Profe! ¡Me ha quitado el boli!

Por supuesto, todos los ruegos, súplicas y opiniones a la vez, en un desmayo de vocabulario nada bilingüe. Y nada comparable con lo que le pasaba a una compañera horas después:

- Os voy a repartir el examen con las preguntas del libro obligatorio que tenemos para este trimestre.
- Profe, ¿había que leerlo entero?

Normal.

Si lo hubiera explicado en inglés, fijo que se habría enterado de que tenía que leerlo desde el principio hasta el final. Qué cosas.


6 comentarios:

  1. Yo les tiro el libro a la cabeza y me largo. Qué paciencia tenéis, qué paciencia...

    ResponderEliminar
  2. Madame, jiji, las cosas no cambian tanto. La mayoria de esas cosas me suenan mucho. Pero no, me temo que en inglés siguen sin enterarse de gran cosa tampoco.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Kassiopea,
    pues yo no soy muy paciente...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Madame,
    imagínese que todas esas cosas se dijeron a la vez...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  5. Menudo batiburrillo. Eso no hay quien lo aguante.
    Cuanto yo tenía unos cuatro años, se casó el hermano pequeño de mi padre. Recuerdo estar en casa de mis abuelos, cuando el novio se estaba preparando para la boda. No paraba de entrar y salir gente. Todo el mundo estaba muy nervioso y hablando a la vez.
    Mi abuelo llevaba un buen rato intentando preguntar algo a mi abuela, pero en medio de todo el barullo, ella no se daba cuenta.
    Recuerdo que vi a mi abuelo subirse a una silla, hinchar el pecho hasta que no pudo tomar más aire y gritar: "¡¡¡Viva la República!!!.
    Todo el mundo se quedó callado.
    Mi abuelo se bajó de la silla, respiró hondo y le dijo a mi abuela en un tono tranquilo: "Me puedes decir dónde está la corbata, que no la encuentro?"
    Fue un método infalible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Perikiyo,
    cuando empecé a trabajar en esto me dijo una persona: "vales para esto si, con asomarte a la puerta, ya se callan". Es decir: que el respeto a tu persona sea suficiente. Yo añado que no sólo el respeto, sino también el demostrar que eres consecuente con lo que dices...

    Yo me asomo. Y se callan (al menos, lo suficiente para entrar)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.