lunes, 29 de noviembre de 2010

Violencia tan cercana invisible...

Por favor, que ninguna institución pública me recuerde que existe la violencia de género. Es tan cercana que parece oculta:
  • te desprecia tus estudios, no vales nada, es mejor lo del otro;
  • no te olvides que te prometió pasarte el coche por encima;
  • recuerda cuando viniste del viaje que soñabas. Ni siquiera te preguntó cómo te fue: era más importante que supieras lo que te esperaba en casa por hacer;
  • que te quede grabado cuando te dijo que no se haría cargo de aquel supuesto bebé y en la noche te dejó tirada en medio del campo;
  • te robó el teléfono después de mirar todos tus mensajes
  • y no contento con eso, se llevó el auricular del fijo de casa. Por si acaso.
  • Controló la ropa que llevabas y criticó tu falda favorita, la que te sienta mejor, la que antes le gustaba a él
  • y te llamaba sólo para preguntarte dónde estabas.
  • Tuviste que encerrarte en la otra habitación y echar la llave por dentro
  • y cuando tuvo ocasión, decidió que eras suya sexualmente.
  • Te dejó claro que el varón de casa valía mucho más que tú
  • y luego te clavó en la cabeza que tú harías lo mismo con tus hijos
  • para luego reproducir los gritos e insultos en tu propia casa.
  • Más tarde se te olvidó cómo sonaban las palabras suaves
  • porque se te quedaron enganchadas en la garganta
  • y los que te rodeaban sufrían como tú.
  • Saliste de paseo y cada uno se fue luego por su lado
  • pero tú volvías a casa con una sonrisa porque el pueblo era muy pequeño y nadie podía saber...
  • y te daba tanta pena que controlaba en la distancia hasta tus más íntimos pensamientos
  • y consideraste después que tu deber era anularte como persona.
No son noticias de periódicos, ni titulares del telediario de hoy. Posiblemente no conoces sus nombres ni pones rostros a esas afirmaciones. Pero yo sí sé quiénes son, con nombre y apellido; incluso en algún caso casi me sé de memoria su número de teléfono. Algunas -y algunos- han salido y comenzado de nuevo. Otras -y otros- siguen escondidos; han enfermado, no pueden oir, no pueden ver...


2 comentarios:

  1. La violencia de género es una de las más peligrosas lacras que arrastra nuestra sociedad.
    Ayer mismo, pude ver en televisión una entrevista al psicólogo Javier Urra, en la que afirmaba el CRECIENTE número de chicas adolescentes que ven normal que sus novios les hagan algunas de las vejaciones que relatas en tu lista.
    Vamos, que el futuro no es muy prometedor, que digamos. Parece que la cosa irá a peor.

    ¿Y esa garganta?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esa entrevista también la oí yo... y puse algunas caras, no te creas...

    Mi garganta... Ay... esas noticias que corren por las redes sociales... Bien hasta hoy mismo, que forcé la voz y volvemos a las andadas. No sé si servirán los remedios naturales, pero en ello estamos.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.