jueves, 24 de junio de 2010

Son unos desagradecidos, pero yo, no.

Gracias.

Gracias por el tiempo que le has dedicado a Niña Pequeña, que no se paga con dinero: las horas en las que habrás preparado el material, programado tus actividades, previsto lo que era mejor para que ella aprendiera y deseado hacerlo un poco mejor cada día.

Gracias por los ratos en los que te has parado a pensar en ella y cómo ayudar a que sea un poquito mejor persona. Por los minutos en que te has parado a su lado para saludar y provocar en ella una sonrisa. Por irte a tu casa decidiendo mañana mejorar de tus errores.

Gracias por la atención que le has prestado y las veces que has apuntado en tu agenda "recordar avisar a la familia porque...". Gracias porque ella sabe un poquito más y, sobre todo, porque es feliz.

Gracias porque has hecho más de lo que tu trabajo te pedía, optando por dedicarte a la persona más allá de las paredes de tu aula, por el tiempo silencioso en tu casa prefiriendo dejar un poco de lado a tu familia para volcarte en cómo enseñarle al día siguiente, por ejemplo, una simple letra.


Gracias a la profesora de Niña Pequeña a lo largo de este curso, y a través de ella, a todo su equipo.

Hoy entregábamos las notas a los alumnos y me fui con amargo sabor de boca de mi tutoría. Porque no son capaces de reconocer el trabajo que se ha hecho por ellos, de dar un simple gracias o reconocer que, tal vez, efectivamente, no se merecían esa nota concreta.

Claro que esto del agradecimiento se aprende en las familias. Muchos me leéis. Y este trabajo no se hace por dinero ni por las vacaciones, como muchos padres y madres piensan -y dicen: veremos mañana, en las entrevistas con las familias. Este trabajo son muchas horas de dedicación más allá de la jornada laboral, sufrimiento, alguna alegría suelta, tiempo robado a estar con nuestras familias y nuestros hijos -que los tenemos, mira por dónde.

Gracias. De nada, para eso estamos. No es tan difícil. Pero, como dice mi madre, el tiempo lo dirá y pondrá en su sitio. Sabor amargo esta mañana porque, además, muchos se van a disfrutar del verano sin, realmente, ser mejores, ni más estudiosos, ni más trabajadores: continúan muchos siendo desagradecidos, pensando que lo nuestro es satisfacer sus más inmediatas necesidades porque-para-eso-estás-ahí.

Pero yo le doy gracias a la profesora de Niña Pequeña. Porque le ha dedicado tiempo a lo más importante que tengo. Y eso, ya, para mí -que soy muy agradecida-, es suficiente.


2 comentarios:

  1. Mañana, -por primera vez, desde que soy padre-, podré ir a recoger las notas de uno de mis hijos. Concretamente, el mayor. Le daré las gracias a Ana, su profesora. Desde que te leo, soy un poquito más consciente de lo dura que es vuestra profesión. Puede ser una de las más bonitas que existen, pero es dura y poco agradecida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Perikiyo,
    espero que las notas del mayor hayan sido motivo de alegría... Y que Ana sea un punto de referencia más en vuestra casa, el eslabón de una cadena de aprendizaje para tu hijo.

    Gracias, ya sabes. Un abrazo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.