jueves, 3 de junio de 2010

Hay dos huérfanos cerca de mí.

Hay unos zapatos huérfanos camino de mi casa; ni muy grandes ni muy pequeños. Eso sí, discretos, negros, con sus cordones sin gastar en exceso y esas suelas algo dobladas de denuncian su mucho uso. Perfectamente colocados uno junto a otro, izquierdo y derecho en orden, como dejados pues al abandono consciente de su antiguo dueño.

O como queriéndoles indicar el camino que ahora deberán emprender solos, pero en equipo...

2 comentarios:

  1. ¿Y ahora quién cuidará de ellos? ...
    P.D: ¿Qué tal está Niña Pequeña? espero que vaya mejorando :)

    ResponderEliminar
  2. MiniSchoch,
    seguramente llegó la hora de ser independientes...

    Niña Pequeña ya se ha curado. ¡Es fuerte como un torito! :-)

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.