sábado, 26 de junio de 2010

Abandono la docencia.

Ayer fue mi último día de docencia. La fiesta de despedida de los alumnos de 4º de ESO me deja sabor agridulce: el del trabajo desinteresado de los que hicieron posible la fiesta y la realidad parcialmente recordada de los cuatro, cinco y hasta seis años pasados por alguno de esos alumnos en el colegio.

Sólo esta alumna se acercó ayer en la fiesta de despedida de 4º para decirnos adiós -silenciosa, discretamente, a su modo-. Esperaba más de algunos... Llegan siendo aún niños, se marchan en su adolescencia y sólo unos pocos apuntan maneras de los jóvenes adultos que serán algún día. Como ella, claro.

Abandono la docencia y espero resetear mi mente a lo largo del verano, olvidar situaciones y hasta nombres, recuperar mi tiempo donado durante nueve meses a esos adolescentes que ayer no eran capaces de despedirse con la cabeza bien alta. Dejo las aulas porque así lo marca el calendario -aunque aún quedan varios días de trabajo invisible dentro y fuera de las paredes del colegio- y porque el horizonte del nuevo curso suena a proyecto nuevo y alegre.

Volveré, claro. Sólo guardo el llavero del colegio durante dos hojas del calendario.


10 comentarios:

  1. Al empezar a leer el post pensaba que lo dejabas del todo. Y me ha extrañado porque normalmente los profes suelen tener una vocación muy fuerte.

    Tres mesecitos de vacaciones eh? yo hasta el 6 de agosto no empiezo las mías.

    ResponderEliminar
  2. Madame, que disfrute usted de sus vacaciones.
    Yo me las tomaré el mes que viene, asi que tambien estoy contando los dias.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Ahora, a liberar las alforjas y depurar la mente.

    Buen verano.

    ResponderEliminar
  4. Hola menina, llevo un tiempo leyendote y percibo "cierto reclamo" a tus alumnos por no ser más "considerados-agradecidos". Desde la distancia y el "no saber que estas viviendo a nivel interno", me pregunto -si me das permiso para ser tu pepito grillo, como en La Parrita- si no estarás quemada, sin ilusión... yo creo que nuestro trabajo educativo ha de ser siempre muy generoso, sin esperar grandes cambios... Ha de ser de una fe ciega, estamos sembrando en unos corazones cada vez más frágiles, confundidos, en mitad de un ambiente muy hostil e individualista.
    Nuestras realidades y nuestra labor son distintas, pero hay un denominador común, y es que debemos conseguir personas -que más allá de un titulo- sean más solidarias, serviciales, con capacidad para analizar y ser críticos...
    en fin querida menina, un gran abrazo y muchos animos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Kassiopea,
    veo que te dejas llevar por los tópicos de las vacaciones de los profes. ¿De dónde salen esos tres meses que dices? Porque mis vacaciones son en agosto, tres semanas y media.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Madame,
    no son vacaciones físicas, pero sí mentales. El hecho de que no haya alumnos facilita que el trabajo sea más rápido de hacer.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  7. Perikiyo,
    gracias. Seguimos conectados en la red, porque las vacaciones no son físicas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Menino,
    me parece bien que sigas haciendo de Pepito Grillo. Como tú dices, sí, estoy cansada y quemada de ver que esta profesión sigue siendo poco valorada socialmente -y eso que este curso he tenido mucha suerte y las familias con las que me he topado, excepto una, han sido colaboradoras.

    Estoy quemada no porque no se vean los frutos, sino porque no se valora socialmente el esfuerzo y el sistema educativo es de pena.

    Y además, ese curso ha sido especialmente agotador para mí...

    Un beso enorme y ánimos también para tí.

    ResponderEliminar
  9. Ha sido toda una experiencia el haber podido compartir con vosotros estos cuatro años. Sólo puedo decir que gracias, tal vez no en nombre de todos, pero bueno... Ánimo el próximo curso, pero antes disfruta del merecido verano ;)

    Por cierto, espero que os gustase el discurso y que no os sintierais ofendidos... De todas maneras, iremos algún que otro día a saludar y esas cosas..

    ResponderEliminar
  10. De nada, MiniSchoch.

    De todas formas, tú y los tuyos sois una excepción. Tenemos suerte de poder ver estas cosas de vez en cuando...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.