lunes, 6 de agosto de 2012

Crónicas meseteñas (3): el Barrys.

Este reloj paraliza el tiempo.

Quedó parado en algún momento desconocido, congeló un reencuentro, impidió una despedida, permitió, tal vez, una larga noche de amantes.

Este reloj paraliza el tiempo y se arrinconan los recuerdos en las teclas de un polvoriento piano cercano. No quedan los nombres de los retratos en gris y blanco de las paredes, una entrada de toros perdida hace treinta años y el sonido silenciado en el aire de una antigua máquina de escribir.

Él pide lo de siempre: dos refrescos y una tapa, mientras se me pierden los pasos en las lámparas de piedras y metal; no sé dónde se quedó la luminosidad de la cercana catedral: la atmósfera invita al abandono y a dejarse mecer lánguidamente entre adornos y decorados que harían las delicias de un anticuario. Junto a nosotros, un cartel de mediados de siglo me avisa: aquí hay barbero, y su silla está, efectivamente, en un rincón del local...

2 comentarios:

  1. Culminada con éxito tu labor conductora familiar -¡enhorabuena!- has podido hoy viajar sin tráfico a un pretérito empolvado y del todo sumiso a tu imaginación. Me ha encantado dejarme llevar.

    José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Luis.
      Este local que describo existe; se encuentra en la Plaza Mayor de León y es absolutaments recomendable.
      Un abrazo.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.