viernes, 17 de agosto de 2012

Crónicas marinas (3): (in)útiles de playa

Pin.

Toallas. Gafas de sol. Cubo y pala, castillo de arena. Sombrilla. Chanclas. Arena. Arena. Arena. Agua helada. Sillas.

Pan.

Hincar la sombrilla. Extender las toallas. Resguardar las chanclas. Proteger las gafas. Arena. Agua. Agua. Agua.

Pum.

Un abuelo que llega. Y esa su camisa, ¡esa!: desabrochada y de rayas. Extender la toalla mientras Niña Pequeña esconde su agua en un hueco de la arena.

Splash.

Agua. Huir de la camisa desabrochada y de sus rayas.

5 comentarios:

  1. ¿Tal vez por procurar efluvios nada amables?

    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por estética, José Luis. No soporto lo de las camisas de calle en l a playa o en la piscina. ¡Qué horror!

      Eliminar
  2. Se ve que disfrutas del ambiente playero... A mi plin, plan, plum...mientras nos sigas proporcionando crónicas.

    ResponderEliminar
  3. Pues es verdad, quedan francamente fuera de lugar las camisas de vestir en un ídem dedicado íntegramente al solaz, a mayor superficie mejor, de nuestras epidermis.

    José Luis

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.