martes, 10 de abril de 2012

Pero ¡qué mentira, profe!

Pero, ¿cómo, profe? ¿Qué dices? ¿Pero que era hoy el examen de recuperación? Pero, ¿cuándo lo has dicho? ¡Si no lo dijiste, profe! -protesta el alumno del fondo, a la derecha.

- Profe, profe, que no, venga, que no, que hoy no puede ser -le apoya su amigo, no, mejor, su colega, su compañero de trampas (que no travesuras).

Los miro de refilón (debo acordarme de acercarme a la óptica: esta patilla anda suelta...). Me pregunto si los dos alumnos no se habrán dado cuenta de que ya nadie se cree sus protestas, pero de verdad, en serio, que se ríen de vosotros.

- Claro que lo dije, ¿cómo podéis dudarlo? Estaríais ocupados en otras cosas, no en atender en clase -contesto, con mi mejor cara de inocente.

- Pues yo no pienso escribir nada, profe, que lo tengas claro.

Vamos, clarísimo. Pero desde septiembre que lo tengo...


6 comentarios:

  1. Estupenda la distinción entre "trampa" y "travesura". Son cosas que los protas aún no conocen -y menos, entienden, claro- y pasará un tiempo largo hasta que puedan decir, como Sara Ziff (Picture me I), que la vida no tiene atajos, sabiendo bien lo que dicen.

    - "Pues yo no pienso escribir nada, profe, que lo tengas claro"..... ¡Huuummmmm! Huelo un tufillo a "conversación" escuchada, a "argumento" aprendido, a mímesis del entorno familiar (TV incluída):
    - Pues que sepas que en esta casa no va a entrar nunca más tu madre, Federico: o ella o yo.
    - Pues a mí me pagas mi parte del piso a toca teja, antes de que desaparezcas con tu Casanova, eso ni te atrevas a dudarlo.
    - Y como no me llegue la pensión de los críos el día del mes señalado por el juez, te denuncio y te embargan la nómina, que lo tengas clarito, mamón.

    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis, seguro que has descrito más de una situación familiar... El "que lo tengas claro" es como las patatas y los huevos, que hay que tener siempre en una casa. Por no hablar de que las familias, por supuestísimo, saben siempre más que los profesores...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Ay, amiga! En mal día escribes esta entrada: hoy precisamente una anécdota idéntica se ha producido en mi clase. Lo malo es que en mi caso ELLOS tenían razón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no, Pepe, que lo sabían desde hacía casi cuatro semanas... Pero por si acaso, claro, aunque yo estoy convencida de que las calificaciones no tienen ninguna mella no ya en ellos, sino en las familias...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Uy Negre temblando estarás por que te dejen un exámen en blanco, te juegas tu futuro como profesora si no contestan. Ingeniudad de los adolescentes.

    Un saludo, hacía mucho que no comentaba, aunque nunca deje de estar aquí.

    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Temblando, sí, cierto... Ya me lo dijo uno hace tiempo: "si yo no hago nada, es peor para ti". Se olvidan de que mi parte del trabajo está siempre hecha.

      Gracias por estar, Laura. Un abrazo.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.