domingo, 4 de marzo de 2012

Igual soy una delincuente.

Lo leía ayer en casa de mis padres: una pareja jienense había sido detenida por, supuestamente, haber retenido ilegalmente a su hija adolescente en casa: la habían castigado sin salir por algún tema de mal comportamiento, la chica se había escapado y había acudido al cuartelillo para denunciar que se encontraba secuestrada por su padre, separado, con la complicidad de su madre. No sabemos el contexto real, la situación familiar -que supongo conflictiva y cercana a una batalla verbal y hasta física entre progenitores y adolescente-, el motivo que llevó al padre a castigar a su hija y un par de variables más.

Visto lo visto, mi vecina de enfrente, debe de ser una potencial delincuente, ya que ha osado más de una vez con castigar a sus hijas sin salir de casa. La del portal de al lado se ha atrevido, en sublime osadía, a no permitir a su hijo adolescente campar a sus anchas por los parterres comunales y recluirlo a su habitación para hacer sus deberes -es más: hasta le quiere imponer a qué Instituto debe ir a hacer Bachillerato, en el colmo de la valentía. Aquí, el de al lado, le ha gritado a su hijo para meterle prisa después del desayuno, que ya le vale, que va a llegar tarde al colegio. Eso sí, conozco a otra familia que, más tolerante ella, no impide que sus retoños acudan al colegio sin desayunar, pobrecitos, que es que no les entra nada tan de mañana... Y no se me olvida: en lo que llevamos de curso, he castigado a dos alumnos a no salir al recreo. Si llego a saber que esto es detención ilegal, me lo pienso dos veces, señor agente.

Por si acaso, recomiendo encarecidamente a los padres de los adolescentes que me estén leyendo que les dejen decidir si salir o no durante la semana, no sea que se esté coartando su libertad de movimientos. Permítanles subir a tope el volumen de sus mp3, que igual les impiden su derecho a expresarse. ¿A qué viene pedirles que se vistan decentemente? Enseñar la ropa interior por la calle es signo democrático de cultura urbana. ¿La lectura? Un elemento retrógado de épocas premodernistas, cuando lo de ahora es conectarse vía red social hasta altas horas de la madrugada -la línea ADSL la paga papá. Por nuestra tranquilidad, a fin de no salir en los periódicos, dejémosles que se conviertan en niños que no quieren crecer...

Ayer, recuerdo, en la tienda de telefonía móvil, el padre preguntaba precios de la Blackberry para su adolescente -el calor cuasiprimaveral permitía que el joven vistiera en bañador, calcetines blancos de caña alta y sudadera deportiva. Mala cara puso el hijo cuando el progenitor descubrió que el teléfono en cuestión estaba destinado a la conexión por internet y se negó, visto el precio, a pagar por el terminal... Por si actúan las fuerzas policiales en este caso, admito que fui testigo de la sensatez última del padre: abandonar la tienda con el hijo a rastras, y sin BB.

Y los asesinos de Marta del Castillo, en la calle... Qué país.

6 comentarios:

  1. Tendré que ir pensando en pedir una indemnización a mi madre, con carácter retroactivo en el tiempo, claro está, por las veces que me castigaron sin salir, o sin ver la tele, o por aquel bofetón que un día me llevé (merecidísimo, por cierto).

    Yo alucino con estas cosas. Así nos va.

    ResponderEliminar
  2. Kassiopea, habrá qie ir viendo la evolución de esta noticia. Así, sin más, hace pensar en qué tipo de adolescentes estamos criando...

    ResponderEliminar
  3. A priori, sin conocer muy bien el asunto, se adivina que la relación de los padres con su hija debe de ser bastante conflictiva.
    Lo que me pregunto es qué hará el señor juez. Si, por lo que sea, condena a los progenitores por retener a su hija, ¿cómo será, de ahora en adelante, la relación los "palos" y "astilla"?

    Tiene tela.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos días esta noticia ha aparecido en varios periódicos, y hoy mismo leía el editorial de uno de ellos. A partir de este caso se comentaba un artículo eliminado en el código, con el anterior gobierno, en el que se reconocía el derecho de padres/ tutores para castigar leve o moderadamente a sus hijos.

      Cuidado con los vacíos legales.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Desde luego que sí, ¡qué país!

    Yo me veo dentro de una civilización en descomposición constante, es decir, ya se está des-haciendo, o lo que es lo mismo, muchísimos de sus miembros están ya totalmente des-hechos.

    Nos vamos a enterar de lo que vale un peine. Y la pena es que les alcanzará a nuestros hijos y nietos.

    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me temo que muchas familias no tienen claro que lo nuestro ahora es dar, en muy poco tiempo, un extracto de lo que se necesita para sobrevivir, a nuestros hijos. Y ganas dan de recordar que, por lógica, ellos seguirán aquí cuando nosotros no estemos. Algunos padres es que se piensan inmortales y sus hijos, en la burbuja.

      Un abrazo.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.