miércoles, 14 de septiembre de 2011

Comienzo de curso, tiempo de protestas.

Escuchaba en el telediario, y posteriormente leía en el periódico que hoy comenzaba también el curso del Bachillerato de Excelencia de la Comunidad de Madrid. Y me hervía la sangre al leer la noticia de que esto había sido motivo de concentración y protesta por parte de algunos profesores, de esos indignados de camiseta verde... Recordaba, además, lal conversación que mantenía hace unos días con una profesora de la escuela pública:

- Compañera, Negre, hola -me saludaba-. Iniciamos las protestas dentro de poco...
- Pues la huelga, para vosotros -le respondía-. Sois unos insolidarios.
- Mujer, que claro, como a vosotros no os afecta nada del recorte presupuestario...
- Claro, porque nos pasó el curso pasado, junto con la bajada de sueldo, mayor que la vuestra, y el despido de cientos de profesores de la escuela concertada -le respondía yo, notando cómo se me iba hinchando la vena...
- Es que no nos apoyáis -protestaba ella.
- Yo, desde luego, no. Estáis politizando la situación.

Yo ya expliqué aquí mi postura sobre este Bachillerato de Excelencia que arrancaba hoy. Como decía hoy el director del instituto donde se va a llevar a cabo esta experiencia piloto, estos 103 alumnos necesitan un entorno donde estar motivados. Más claro, agua: desde mi experiencia, más o menos larga, los alumnos con brillantes expedientes académicos acaban cansados, hartos, desmotivados, sí, de tener que aguantar las impertinencias de los que están ahí calentando silla, las faltas de respeto, la poca gana por el estudio, el todo vale. No quiero decir que todos los alumnos con notas medias sean así, pero cuando en una clase se junta un grupo que no tiene interés por el esfuerzo, el trabajo, el respeto y la curiosidad por aprender (con la base, además, de una deficiencia clara en comprensión lectora y escrita), el pequeño grupo que sí quiere aprender se acaba aburriendo. Y, lo que es peor, las familias protestando porque sus hijos tienen que ver cómo el nivel educativo baja, así como no la violencia escolar, y no pueden dar lo mejor de sus capacidades.

Los profesores que esta mañana pedían una educación pública de calidad parece ser, según el periódico, que son los mismos que protestan, junto con la profesora a la que hacía referencia más arriba, por una mejora de la calidad educativa, más profesores, supongo que más medios... Por supuesto que los recortes presupuestarios deberían hacerse en otros campos, y no en la educación y la sanidad, dos servicios públicos esenciales para el común de los mortales, pero yo me pregunto dónde estaban estas concentraciones y protestas cuando las pruebas de diagnóstico de la Comunidad de Madrid y las de nivel nacional demostraron el curso pasado que los alumnos españoles presentan serias deficiencias, en general, en las instrumentales (Lengua y Matemáticas).

O por qué no protestaron cuando a la escuela concertada se le aplicó el recorte presupuestario.

O dónde estaban cuando se ha hecho cada vez más evidente el deterioro del esfuerzo, la responsabilidad y el saber estar en sociedad en nuestras aulas -concertadas y públicas.

O por qué no se hace una convocatoria de huelga y manifiestación seria, donde no se usen con fines políticos a los alumnos -menores de edad la mayoría-, en favor de un cambio legislativo a nivel nacional, buscando el consenso político (basta ya de cambios educativos cada vez que hay un nuevo partido político en el poder), reforzando la autoridad del profesor, acotando el intrusismo de las familias, favoreciendo el diálogo entre profesores, padres y alumnos, impidiendo el paso de curso con once suspensas, premiando el esfuerzo, atendiendo de forma real a las capacidades de todos los alumnos -no sólo de los que tienen niveles más bajos-, creando un grupo de asignaturas básicas de letras y ciencias común a todos los alumnos. Por ejemplo.

O, tal vez, como le contestaba a la profesora aquella:

- ¿No será que protestas porque, en vez de tener este curso 12 alumnos en tu clase de Lengua, vas a tener 25, y deberás realizar tú solita apoyos, refuerzos y desdobles? Igual es que la protesta va por ahí...

O es que, tal vez, hay elecciones generales dentro de dos meses... Qué casualidad.

6 comentarios:

  1. A mí me parece, según las "razones" que leo, veo y oigo en prensa, radio y televisión a los convocantes y los defensores de esta huelga "en defensa de una enseñanza de calidad" que todo es de una falsedad vergonzante.

    Gestionar bien es "llegar a todo lo importante". Para ello, dado que los recursos son los que son, se deben priorizar objetivos, reducir gasto prescindible, optimizar la productividad, ....., y no menos importante (en realidad más) conseguir que los alumnos sepan que estudiar es lo que es y no otras cosas.

    Pero viendo lo que veo, como decía, me pregunto si acaso son los sindicatos los responsables de la gestión de la educación. Pues eso. Una cosa es protestar y otra muy distinta imponer, reventar, no permitir, ......

    Y luego está el espectáculo de ver a ¡profesores! vomitando los sapos que les han fabricado para la ocasión los sindicatos. Penoso.

    Tienes mi apoyo, Negre.

    José Luis

    ResponderEliminar
  2. Y además, estos profesores dando esta imagen. Porque hoy me seguían diciendo personas ajenas al mundo educativo que era vergonzoso ver cómo "los profesores protestan porque tienen que trabajar más", mientras que en paralelo, anoche en la televisión en un supuesto "debate" un profesor tenía que justificar el número de horas que trabajaba, para que la sabia audiencia comprendiera que los que nos dedicamos a esto trabajamos de verdad...

    Digo yo que podíamos pedir cuentas a nuestros políticos: "¿oiga, usted trabaja lo suficiente para ganarse su sueldo?" Pero, claro: a mayor sueldo, mejor imagen social... En fin.

    Gracias por el apoyo.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo.

    Vería lógicas las manifestaciones si antes se hubiera protestado por otras cosas más que, igualmente, se merecían que la población se levantara. Como no ví esa actitud del pueblo, no me creo la repentina ofensa ahora.

    Se nota que las elecciones están a la vuelta de la esquina, como bien dices.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Confieso que he perdido bastante la fe. En estos últimos 30 años en que vengo trabajando en la educación, no he visto nunca al colectivo de profesores, ni de la pùblica ni de la privada, manifestándose por la mejora educativa. Todos sabemos cuándo empezó el deterioro del sistema (LODE, LOGSE...). Desde entonces todos callados.
    El otro día te comentaba lo de los exámenes de septiembre en junio, por ejemplo. ¿Salió alguien a la calle a manifestarse?

    ResponderEliminar
  5. C. G. Aparicio, estoy contigo. Es poco creíble esta "terrible ofensa" cuando las condiciones educativas del país no son las más deseables. Lástima que se utilicen para cuestiones políticas derechos tan básicos como el de la educación.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Así es, Pepe. Curiosamente, lo educativo no vende y no importa al común de los mortales (incluyendo un elevado porcentaje de familias que espera que su retoño sea educado, más bien, por el colegio de turno).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.