lunes, 19 de septiembre de 2011

Tarea pendiente.

Aprendiendo a estirar las horas, aprovechando los minutos...


6 comentarios:

  1. ¡¡Yo tadavía no he dado con la clave!! Por más que intento estirar las horas ¡¡no dan de sí!!
    (cuando la descubras, ¡la compartes!, :D)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ... que es como estirarnos nosotros, que es como vaciar de cosas superfluas nuestras mochilas, que es como no dedicarles ningún tiempo, que es como aprovechar los minutos...

    Tengo para mí, que el tiempo no nos cunde cuando lo entretenemos con nuestras tonterías, siendo éstas aquellas cosas que no dependen de nosotros, es decir, aquellas que no está en "nuestras manos" corregir o cambiar.

    En suma: no conozco mejor manera de aprovechar el tiempo que aplicar a rajatabla la sentencia que dice: "cada palo que aguante su vela".
    Perdemos mucho tiempo preocupándonos de cosas que no dependen de nosotros.

    ResponderEliminar
  3. ¿Aprendiendo?
    Creo que ya sabes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. C. G. Aparicio, en ello estoy. Pasaré el truco en cuanto me entere.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, pues puede que tengas razón, pero a mí no me da tiempo a no dedicarme a cosas importantes. Creo que si el día tuviera el doble de horas, el doble que lo ocuparía...

    ResponderEliminar
  6. Huy, Perikiyo, no estoy tan segura, que los primeros días de curso son de hacer muchas cosas y no cunde nada.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.