sábado, 12 de marzo de 2011

Mansa, fina, aguda lluvia.

Esta mañana llovía agudamente, en forma de gota fina que fue dejando mi paraguas -ya de por sí un poco roto por el uso y los años, pero el más grande de mi casa- empapado. Caminaba despacio, pacientemente, diciéndome una y otra vez la máxima favorita de mi madre: "hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo", deseando internamente que asomara el buen tiempo para poder hacer que Niña Pequeña estrenara su nuevo vestido de tono fucsia.

Llegué a la primera parada del autobús -la que nunca uso, a pesar de estar tan cerca de mi casa: nunca recuerdo el horario de pasada. Y allí estaba: un preadolescente, equipado con los colores del equipo de fútbol regional, bolsa de deporte en ristre, sin otra protección frente a la mansa lluvia que su pelo oscuro. Miraba a lo lejos, al final de la calle, por si el bus -sí, el que siempre me pregunto si pasa por aquí- llegara ya y acabara con el caladero. Nada fuera de lo normal, si no hubiera sido por el detalle de que el joven limpiaba con esmero, bajo la fina lluvia, sus gafas, con un pañuelo de papel...


P.D: he estado ausente unos días de la red, por lo que espero que mis lectores me disculpen. Asuntos laborales me tienen actualmente más atareada de lo normal, pero volveré a ser presencia en una semana.

2 comentarios:

  1. La imagen de ese adolescente me trajo a la memoria otro adolescente calado, compañero de clase del que estuve perdidamente prendada pero que nunca me dio la hora... y que salía a caminar bajo lluvia cada vez que podía. Increíble, hace al menos 20 años que no pensaba en él. :D

    Un saludo muy grande, y tu ausencia es entendida y disculpada.

    ResponderEliminar
  2. Se empeñaba en limpiar y limpiar... Eso de los amores perdidos es cosa internacional, me temo...

    Un saludo.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.