jueves, 3 de febrero de 2011

Soy una egoísta.

He descubierto hace poco que el egoísmo es medible: se puede cuantificar, objetivar y desmenuzar de forma minuciosa. Una persona cercana a mí me ha indicado que el sólo tener un hijo es signo inequívoco del grado de desinterés y falta de compromiso entre la pareja, de forma que he decidido entonar un mea culpa, tras un breve periodo de reflexión.

Lo confieso: sólo tengo una hija.

Y no voy a tener más.

Esta es la dura realidad. El egoísmo, oída la crítica de esa persona, es directamente proporcional a las veces que un útero no quede fecundado. El egoísmo, por tanto, señor, señora, una cuestión matemática perfecta:
  • Años de Niña Pequeña: 4 años, 2 meses, 4 días. Total: 1526 días a fecha de hoy.
  • Número de noches con Niña Pequeña: 1525, a fecha de hoy. Noches dormidas del tirón: unas 1300.
  • Litros de jarabe administrados: ¿4, 5, 8?
  • Cantidad de pañales eliminados, gastados, comprados o empleados: ¿2000?
  • Horas dedicadas en tiempo de calidad: unas 35000 -más o menos.
  • Minutos planeando, proyectando, buscando, deseando el mejor futuro para Niña Pequeña: me pierdo en la cuenta...
  • Juguetes empleados -todos con fines didácticos-: más de los que necesita, sin contar caprichos.
  • Vacaciones planeadas pensando en que le gusten a Niña Pequeña: todas en los 1500 y pico días juntos...
  • Horas gastadas en la luz para-no-tener-miedo-al-dormir: 25000 -y encima, sube la luz; este dato cuenta mucho, entonces.
  • Mimos, caricias y carantoñas varias: 7 millones.
  • Regañinas -que hay que poner normas y límites-: una docenilla...
  • Horas de televisión programada para ella: escasas.
  • Ropa usada, gastada, regalada, comprada: un par de cajones grandes.
Soy una egoísta. Niña Pequeña no va a tener hermanos. Y es que creo en la paternidad responsable, no en echar niños al mundo. Querida persona cercana a mí: más valdría que te dedicaras a no lloriquear sin razón por las esquinas y darle un toque de color a tu vida...

4 comentarios:

  1. El tío de la niña única4 de febrero de 2011, 13:51

    Eso, que luego le voy a pagar sus caprichos y borracheras futuras y con una vamos bien servidos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero no habíamos quedado en que le iba a sentar mal la pizza y estropéarsele el reloj de madrugada, justo cuando iba a volver a casa?

    ResponderEliminar
  3. El tío resacoso de la futura borrachuza6 de febrero de 2011, 22:27

    Uy, tal y como vienen las nuevas generaciones, esta la pizza la va a mojar en Johnny Walker.

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que confunda al tal Johnny con un caminante del Camino de Santiago...

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.