jueves, 18 de septiembre de 2014

Jasón, Cadmo y la tierra mojada.

Hoy me pilló la lluvia cuando paseaba -Él me había dicho, al verme dudar, que no llovería, que había viento, pero se equivocó...-, y el campo se transformó a mi paso como aquel arado sobre el que Jasón sembró los dientes del dragón Cadmo: aunque en vez de soldados, nacían violetas y subía olor esponjoso de tierra mojada. 



 

0 ideas:

Publicar un comentario en la entrada

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.